Nexo TLQM: Godzilla

Saludos cosmonautas,

como avanzábamos el viernes pasado, esta va a ser la semana del NEXO #TLQM dedicada al Tokusatsu. Esto significa que durante esta semana tanto en Mangaland, como en Publicidad Japon (y puede que Pepinismo),  trataremos los mismos temas, cada uno desde su particular enfoque y área de interés particular. En esta ocasión nos toca hablar del mítico Godzilla (o Gojira, que es como deberíamos llamarle en realidad), un monstruo que se ha convertido en uno los iconos más conocidos de Japón, que ha trascendido el propio género del tokusatsu, convirtiéndose en un gran y poderoso símbolo nipón. Marc Bernabé en Mangaland hará una reseña de los manga de Gojira, Adrián Montiel hará un repaso a la publicidad que ha usado al monstruo y aquí en la Arcadia nos encargaremos de la parte cinematográfica, pero también haremos un pequeño inciso en la influencia de Godzi a nivel musical.

En su momento ya hicimos una completa reseña de la que fue la primera película de Gojira en el año 1954, pero en esta ocasión queremos daros un visión algo más global del fenómeno Gojira cinematográfico, aunque sin entrar a hacer grandes valoraciones críticas de cada película. En primer lugar, porque no las hemos visto todas, pero también porque no acabaríamos nunca.  Así que lo que pretendemos es dar una visión algo más global de lo que es la saga cinematográfica de Godzilla basándonos en los visionados de un buen puñado de películas, pero también en las lecturas de algunos libros y también de otros blogs (os recomendamos encarecidamente que os paséis por la Dekabase para leer las reseñas de Deka Black sobre la saga). Para empezar a desgranar el monstruo de una forma más o menos coherente, lo mejor es empezar a dividir las películas de Gojira en 3 etapas, Showa, Heisei y Millenium, que representan enfoques del personaje más o menos diferenciados.

La evolución de Gojira en sus distintas etapas.

Era Showa (1954-1975)

Podríamos decir que fue la Edad Dorada, sobretodo por ser la primera, y además porque comprende aquellas películas que forjaron el mito y su particular universo (que iba a perpetuarse durante 50 años en varias entregas), a parte de ser las que de forma más obvia intentaban reflejar los miedos y las crisis que vivía o había vivido el pueblo japonés en la historia reciente. Es la era que comprende mayor número de películas con un total de 15 (nada desdeñable cantidad), aunque eso quizás también va en contra de la calidad de algunas de ellas. Se pudo apreciar una la evolución de los filmes de Godzilla en cuanto al tono que estas tenían, así como en el carácter del monstruo, que pasó de ser una gran amenaza a convertirse en el protector del país (e incluso en el amigo de los niños, provocando cierto estigma al género del tokusatsu).

Lo cierto es que la primera película se puede tratar como algo aparte del resto de la saga, y es que además es autoconclusiva y no daba pie a continuaciones (seguramente no esperaban tener tanto éxito en su momento). Pero quizás es distinta porque nació más con la intención de ser una película de terror que una película “de monstruos”. Y de hecho sigue algunas de las premisas de muchas películas de terror: desde situar muchos de los peligros durante la noche (y con una fotografía oscura y opresiva), hasta escondiendo al monstruo durante varios minutos, sugiriendo o mostrando su presencia de forma parcial. Además, es seguramente la cinta que tenía una mayor carga ideológica, un mensaje más directo y sentido: el terror a lo nuclear, la responsabilidad de los americanos, pero al mismo tiempo la responsabilidad de los japoneses por su pasado y su futuro (algo que ya tratamos de forma más profunda en nuestra anterior reseña). También es la película donde más influencia se puede ver de las producciones de terror de serie B americanas, aunque al mismo tiempo era la antesala de la creación del género del Kaiju Eiga.

La segunda parte, “Godzilla contraataca”, ya iniciaba la tendencia que se iría siguiendo a partir de entonces, la de enfrentar a Gojira con otros monstruos, a veces amigos, a veces enemigos, siempre espectáculo. Unas batallas que poco a poco irían convirtiendo a Gojira en un ser querido por los niños (algo que se notó también porque el aspecto del personaje empezó a ser cada vez más “amable” y humanizado), y que acabaría convirtiéndose, como ya hemos dicho, en el defensor de Japón. Mientras que algunos de los personajes que han aparecido a lo largo de la saga se han convertido en entrañables criaturas (ya sean buenas o malas) que se han repetido a lo largo de la carrera de Gojira, también han brindado a la saga algunos personajes detestados por muchos fans, como puede ser Megalon o Jet Jaguar (también conocido como “Superman” o “la copia barata de Ultraman”).

Las caras de Godzilla en la era Showa, en la que se puede ver esa “infantilización” del personaje (fuente original). ¿Se ha colado alguna foto de la era Heisei?

Era Heisei (1985-1995)

Después de 10 años de parón, Gojira renacía una vez más de sus cenizas en la era Heisei para ofrecer novedades, reformulando su nacimiento con “Gojira 1985”, una nueva interpretación del nacimiento del mito. En esta ocasión, Gojira vuelve a ser un monstruo peligroso y ya no es ese defensor de lo japonés. Pero lo que cambia es el contexto, ya que una vez más la actualidad del momento se impone, y el trasfondo de este particular remake es la Guerra Fría entre soviéticos y norteamericanos. Con esta nueva aproximación al mito se volvía en cierto modo a las premisas originales de Gojira en 1954, una película más oscura con una apariencia más terrorífica de Gojira (¡y mucho más grande!). Una vez más había ganas de asustar más que divertir, y lo cierto es que el propio contexto socio-político así lo inspiraba.

El resto de las películas de la era Heisei, siete en total, seguirían hasta cierto punto la misma línea, pero volviendo a incluir muchos de los monstruos o ideas que habían hecho avanzar la serie en la era Showa y algunos nuevos como Biollante (que venía a advertir de los peligros de la ingeniería genética) y se podría decir que en general fueron ofreciendo resultados bastante mejores que en algunas de las películas “showeras” finales. Entre ellas se cuentan “Godzilla vs. King Gidorah” y “Godzillas vs. Mothra”, dos auténticos clásicos ya de la saga (y esta segunda una de mis favoritas junto a la original – sí, exceptuando las interpretaciones, todo hay que decirlo), y quizás sean las películas de la era Heisei, junto con la primera y la original, las mejores formas de introducirse en el fenómeno sin salir malparado (toparse con alguna de las bazofias de la era Showa puede ser perjudicial).

El Gojira de la era Heisei (que acabó siendo mucho más agresivo que el de 1984), y asusta un poquitín bastante más.

Era Millenium (2000-en adelante)

La saga Millenium es por ahora la gran desconocida en la Arcadia ya que hasta ahora no hemos podido ver ninguna de las películas que forman la etapa moderna de Gojira. Lo cierto es que en China nos agenciamos un DVD piratilla de la última películaa, pero al no ser cierto lo que pone en la carátula sobre los supuestos subtítulos en inglés (a no ser que ahora el inglés se escriba con hanzi), nos hemos tenido que quedar con las ganas. En cualquier caso, y por lo que hemos podido leer por ahora, la etapa Millenium, que aparecía después de que Toho recuperara los derechos sobre el monstruo, es otra vuelta de tuerca más al mito, con un Gojira que, de nuevo, se convierte en un personaje más agresivo que sus predecesores, que va a obviar mucho de lo acontecido en el pasado, y ofrecerá mucho más espectáculo a nivel de efectos especiales.

Cabe destacar de esta época el hype creado con “Godzilla: Final Wars”, la película que ha finiquitado la saga (por ahora) y que celebraba el 50 aniversario de la creación de Gojira. Fue dirigida por un director un tanto especial, Ryuhei Kitamura, conocido por películas de acción y espadas como “Versus” o “Azumi”, y fue el encargado de ponerle el broche final a la Era Millenium rescatando muchos de los monstruos de la saga para una “guerra final” con Gojira. Como os decíamos aún no hemos podido verla, pero a pesar de las malas críticas que ha recibido, estamos ansiosos por ver el trabajo de Kitamura, un director “moderno”, con un personaje tan clásico.

El Gojira del “milenio” da más miedo que el cambio climático y la crisis financiera juntos.

Reflexiones finales a propósito del monstruo

A la hora de hacer una valoración cinematográfica de la saga de Gojira hay que recordar que estamos hablando de 28 películas que se han realizado a lo largo de 50 años, lo cual es una peli cada dos años más o menos. Quizás nos faltaría perspectiva histórica para poder hacer una buena valoración (y vernos todas las películas). Es por ello que evitaremos caer en la autoflagelación que se suele dar en los fans del kaiju eiga diciendo que son películas de poca calidad, e insistiremos en que el género juega con sus propias reglas, y que en 28 películas hay lugar para lo bueno, lo malo, lo excelente y lo patético. Pero para nosotros, lo más importanta de la saga de Gojira no radica en si sus películas son de calidad o no, si sus trajes convencen a los occidentales o no, o si sus maquetas, sus efectos especiales, y sus actuaciones son aceptables para cierto tipo de público. Estamos convencidos de que desde una perspectiva cinematográfica profundamente occidental, las películas de Gojira tienen pocos números para convencer a una mayoría de público de la misma forma que en Japón. Pero es que precisamente Gojira es un producto muy nipón, tanto en los aspectos más superficiales, como en los más profundos. Y a eso vamos. Gojira es un testimonio de la historia de Japón, ha estado ahí durante 50 años midiéndole el pulso a la sociedad japonesa, y más concretamente a todos aquellos miedos y preocupaciones que podían tener. Fue una válvula de escape cuando los japoneses seguían lamiéndose las heridas de la Segunda Guerra Mundial y un brutal ataque atómico, Gojira estuvo ahí cuando su relacion con EEUU se afianzó, y también cuando el peligro soviético preocupaba a medio mundo, mientras que el otro medio le preocupaba el capitalismo. Por eso decimos que Gojira es más una película o 28, Gojira es un icono, Gojira es historia. Y si además, la forma de contar esta historia es a través de grandes monstruos de latex o spandex, con extraterrestres, cientificos locos, armas imposibles y otras paranoias de por medio… señoras y señores, estamos ante un producto tan japonés y tan friki que, en definitiva, es la esencia de TLQM.

Listado de películas (extraído de El Pozo de Sadako)

Showa:

  • Gojira (Godzilla: Japon bajo el Terror del Monstruo, 1954)
  • Gojira no gyakushu (Godzilla El Rey de los Monstruos, 1955)
  • King Kong vs. Godzilla (King Kong contra Godzilla, 1962)
  • Mosura tai Gojira (Godzilla contra los monstruos, 1964)
  • San daikaijû: Chikyu saidai no kessen (Ghidorah: el monstruo de tres cabezas, 1964)
  • Kaijû daisenso (Los Monstruos Invaden la Tierra, 1965)
  • Gojira-Ebira-Mosura: Nankai no daiketto (Los Monstruos del Mar, 1966)
  • Kaijûtô no kessen: Gojira no musuko (El Hijo de Godzilla, 1967)
  • Kaijû sôshingeki (Invasion Extraterrestre, 1968)
  • Gojira-Minira-Gabara: Oru kaijû daishingeki (La Isla de los Monstruos, 1969)
  • Gojira tai Hedora (Hedorah, La Burbuja Tóxica, 1971)
  • Chikyu kogeki meirei: Gojira tai Gaigan (Galien, el Monstruo de las Galaxias ataca a la Tierra 1972)
  • Gojira tai Megaro (Gorogo y Superman se citan en Tokyo, 1973)
  • Gojira tai Mekagojira (CiberGodzilla, Maquina de Destrucción, 1974)
  • Mekagojira no gyakushu (Godzilla contra MechaGodzilla, 1975)

Heisei

  • Gojira (Godzilla, 1984)
  • Gojira tai Biorante (Godzilla contra Biollante, 1989)
  • Gojira tai Kingu Gidorâ (Godzilla contra King Ghidorah, 1991)
  • Gojira tai Mosura (Godzilla contra Mothra, 1992)
  • Gojira VS Mekagojira (Godzilla contra Mechagodzilla, 1993)
  • Gojira VS Supesugojira (Godzilla contra SpaceGodzilla, 1994)
  • Gojira VS Desutoroia (Godzilla contra Destoroyah, 1995)

Millenium

  • Gojira ni-sen mireniamu (Godzilla 2000, 1999)
  • Gojira tai Megaguirus: Jii Shômetsu Sakusen (Godzilla contra Megaguirus 2000)
  • Gojira, Mosura, Kingu Gidora: Daikaijû soukougeki (Godzilla, Mothra y King Ghidora: El Ataque total de los monstruos gigantes, 2001)
  • Gojira tai Mekagojira (Godzilla contra Mechagodzilla, 2002)
  • Gojira tai Mosura tai Mekagojira: Tôkyô S.O.S. (Godzilla, Mothra y Mechagodzilla: Tokyo S.O.S., 2003)
  • Gojira: Fainaru uôzu (Godzilla: Final Wars, 2004)

Por cierto, si alguien ha echado en falta que mencionáramos los remakes americanos, que conste que ha sido aposta. Y por otro lado, si alguien ha echado de menos que habláramos de la película americana titulada “Godzilla”, que tenga en cuenta que nosotros la consideramos un spin-off de Jurassic Park y para nada una película de Gojira.

Godzilla Rock Star

Como buen icono cultural que es, Godzilla es un recurso para crear y crear más y más contenido, ya sea en forma de manga o anuncio publicitario, y por qué no, en el campo musical. Han sido varios los grupos que se han inspirado o directamente usado a Godzilla para sus canciones (Wikipedia).

Blue Oyster Cult ” Go Go Godzilla”

Sepultura “Biotech is Godzilla” (con subtítulos en catalán)

Lostprophets “We are Godzilla, You are Japan”

http://www.youtube.com/watch?v=qi9vlj3p8DE

Aviador Dro “Godzilla”

Dorso “Mothra vs. Godzilla”

Niña- Godzilla

Gojira “Remembrance” (en este caso es el nombre de la banda, y no de una canción, y precisamente son una banda muy “ecologista”, lo cual encaja mucho)

http://www.youtube.com/watch?v=KXn1wIsttpg

¡Ahora no te pierdas los posts del NEXO #TLQM sobre Godzilla en Publicidad Japón (por Adrián MONTIEL) y Mangaland (Marc BERNABÉ)!