Hilo musical: Killswitch Engage

Saludos cosmonautas,

ponemos de nuevo a cien los altavoces de la Arcadia, para disfrutar de uno de los grupos con los que nos tortura últimamente, y de forma repetitiva, nuestro querido Urías. Se trata de la banda estadounidense, y más concretamente, “massachusettiense”, Killswitch Engage.


Urías aún se acuerda del día en que tuvo una revelación. Cuando el boom del Metalcore estaba aún por explosionar, cuando era un estilo que aún se movía por círculos más underground que otra cosa, Urías, que por entonces dedicaba mucho tiempo al submarinismo musical buscando cosas nuevas en las profundidades de la red, se topó con esta banda, por entonces una más dentro de la nueva oleada de bandas Metalcore que se estaba aproximando. Como decíamos, Urías tuvo una revelación, y fue escuchando el primer disco de Killswitch Engage, “Alive or just breathing?”, y más concretamente en el minuto 2:15 (o por ahí), en el que se introducía un inesperado estribillo con voz limpia que le hizo pensar a Urías, que estos chicos iban a ser grandes, y que el Metalcore iba a ser la próxima revolución (o más bien moda) del panorama metálico.


Seis años después, quizás sería exagerado decir que el Metalcore o Killswitch Engage fueron una auténtica revolución. En su momento, el Metalcore estaba por todos lados y todos los sellos, inclusive los europeos, empezaron a editar sin parar discos de cualquier banda con tufo a Metalcore, por muy mediocre que fuera (nada nuevo dentro del panorama discográfico, el exprimir la naranja no dejando ni la piel), pero parece que el Metalcore ya no vive el dulce momento de la primera mitad de la década. Pero tampoco sería justo negarle al Metalcore, y de rebote a Killswitch Engage, el mérito de haber puesto en el mapa un estilo o una etiqueta, que por entonces solo se usaba de forma marginal para definir un puñado de grupos, que no siempre tenían mucho que ver los unos con los otros. Y aparte de esto, bandas como Killswitch Engage fueron las que más visiblemente consiguieron que se unieran lazos entre la escena Metal norteamericana y la europea, no solo publicitando a bandas como In Flames o Soilwork allá por donde pasaban, si no incluyendo el Death Melódico sueco dentro de su propio arsenal estilístico, de una forma imaginativa y realmente novedosa.

Después de la tormenta viene la calma, y han sido muchos los grupos de Metalcore que se han quedado en el camino (afortunadamente, en muchos casos), pero Killswitch Engage siguen ahí, demostrando que lo suyo no era algo pasajero. Eso no quita el tirón de orejas que Urías quiere darles por repetirse un poco demasiado en su último trabajo, y esperamos que en el próximo se atrevan a hacer algo tan original, como lo fue “Alive or just breathing?”.

A continuación algunos de sus vídeos, para que los disfrutéis los que ya los conocéis, los recordéis los que hacía tiempo que no les escuchabais, y para que los descubráis los que no teníais ni idea de a qué demonios nos referimos con esto de “Metalcore”:

LIFE TO LIFELESS (“Alive or just breathing?” 2002)

WHEN DARKNESS FALLS (“The end of heartache” 2004)

MY CURSE (“As daylight dies” 2006)