Marketing: rediseñando la señal de “STOP”

Saludos cosmonautas,

no es nada nuevo que vivimos en un mundo rodeado de publicidad, marketing, diseño, imagen, etc. (usar esta frase tan manida da incluso vergüenza), y lo cierto es que detrás de un montón de cosas en las cuales apenas nos fijamos (pero tienen su efecto en nosotros), se esconde toda una legión de profesionales. Desde un diseñador gráfico, hasta un técnico en investigación de mercados, pasando por las mentes brillantes (léase de forma irónica en algunos casos) de los departamentos de marketing, y las pataletas de un director general, una inmensa infraestructura que gasta millones y millones de euros, y se dedica en cuerpo y alma (aunque algunos han vendido la suya) para que te fijes en su mensaje, producto, idea, o cualquiera de sus timos de la estampita.

Cualquiera que haya tenido un mínimo contacto con esa dimensión paralela llamada marketing (y que haya sobrevivido al impacto), sabrá lo tremendamente absurdas que pueden llegar a ser algunas de las formas de proceder en ese campo. Las pajas mentales están a la orden del día, así como las ideas iluminadas del creativo de turno, y eso es lo que sufren diseñadores gráficos y otras víctima colaterales en sus carnes.

Con todo esto, en algunas ocasiones, en lugar de alegrarse por un nuevo encargo, el pobre trabajador del marketing empieza a sudar solo de pensar en la visita de un nuevo cliente. Algo semejante a lo que le pasó a este individuo, que recibió el encargo de diseñar la señal de STOP en el siglo XXI:

http://www.youtube.com/watch?v=xwqPYeTSYng

Vía: ETC Territorio Creativo