SUPER POYITO, un superheroe con pluma

Saludos cosmonautas,

si a veces decimos que nos salimos un poco de nuestros temas, o que nos hemos pasado de la raya, hoy podemos decir que la raya, a estas alturas, ya sólo es un puntito para nosotros (ahí a lo lejos). En un alarde euforia, aburrimiento supremo y locura transitoria, hemos decidido destapar una de las “cualidades ocultas” de Urías: ¡el dibujo!

Aunque lo que veréis a continuación parece demostrar lo contrario, durante la mayor parte de su infancia/adolescencia, Urías iba para dibujante de cómics (¿quién no?), y según algunos no se le daba mal. Pero está claro que a muchos se les daba bastante mejor que a él, y si a eso le sumamos su estrepitoso fracaso en bachillerato artístico (que por entonces era algo experimental), el zagal acabó dejando los lápices… para siempre.

¿Para siempre? ¡No! Hace un par de años, en una de esas épocas de poco trabajo en la oficina, y que daban pie a la creatividad más absurda, Urías quiso volver a probar esto de dibujar (aunque sólo fuera para recordar viejos tiempos), y con un par de rotuladores nació… ¡¡¡SUPER POYITO!!!

(ojo con las sensibilidades, lenguaje soez, marranadas y otras lindezas a continuación)


Y aquí terminó la cosa, de forma abrupta, no hay más, y además la ONU nos ha obligado a jurar que lo dejaremos aquí (¡nos han amenazado con enfadarse y aguantarse la respiración! ¡ufff!). Así que nadie se piense que vamos a montarnos en el carro de los webcómics (está claro que nos faltan aptitudes), simplemente queríamos compartir algo que, por muy cutrecillo que sea, nos hace reír (pero vamos, que si alguien de Hollywood quiere comprar los derechos, podemos hablarlo, ¿eh?).