Sala de proyecciones: Ultimátum a la Tierra

Saludos cosmonautas,

Aquellos que ya lleven un tiempo explorando la Arcadia habrán descubierto ya nuestra sala de proyecciones. Un espacio en el que proyectaremos películas/series/videos y tantas otras cosas en formato audiovisual, y al que nuestro querido Urías es un habitual.

Después de dejar nuestra querida tierra, hemos visto como algo muy apropiado estrenar el espacio con una película que encaja en muchos sentidos con algunas de las ídeas que corren por la Arcadia, y que es un remake del clásico de la ciencia ficción americana”Ultimátum a la Tierra” de 1951, que ahora protagoniza Keanu Reeves y la sex-symbol de muchos jovencitos y adolescentes de los 80 y principios de los 90, Jennifer Connelly.

Urías nos ha advertido que en absoluto estamos ante una gran película ni por asomo, si no mas bien una simplona actualización del clásico, que cambia la preocupación por las armas nucleares del original, por el de la preservación del planeta. Es una película entretenida, no hay mucho lugar al aburrimiento, pero tampoco para maravillarse (aparte de la escena del gigantesco Gort) y sin duda alguna sobra el ya sobado tema de las famílias no convencionales y sus problemas de conviviencia que tienen que enfrentarse a una amenaza mayor (véase otro remake de los clásicos de la ciencia ficción, “La Guerra de los Mundos” de Spielberg y el cienciólogo Cruise)… pero además, como en el original, viene con mensaje.


La verdad es que uno ya empieza a hartarse de tanto film americano con discursito ecologista, que además se intenta vender de mil maneras y con mil piruetas para que parezca la gran revelación (véase el fracaso de “El Incidente” del otrora brillante Shyamalan), pero Urías nos asegura que en este remake se va al grano, se da el mensaje que hay que dar sin intentar ir de trascendente, “y no le den más vueltas… o la acabarán palmando” (Keanu Reeves dixit… más o menos).
Otro de los detalles que le gustaron a Urías fue precisamente que la película da un toque de atención al gobierno americano, que en lugar de convertirse aquí en el salvador del universo, por su prepotencia acaba precipitando los acontecimientos, cayéndose de culo sobre el botón de la cuenta atrás. Bonito detalle, ya era hora.

Finalmente, un servidor ha querido destacar una de las ideas principales del film, que no es otra que la necesidad de cambio, del cambio profundo, y que en los humanos es costumbre que llegue in extremis… aunque aquí quizás es demasiado optimista la película, y es que hemos visto que en muchas ocasiones cuando se llega, ya es tarde. ¿Servirá de algo la película? No. Pero se agradece el intento.

Trailer 2008

Trailer 1951