Aterrizaje brusco con la Tardis

Saludos cosmonautas,

¡volvemos a la realidad! Es decir, a nuestra realidad. Y es que estos últimos  días hemos hecho un pequeño intercambio de nave que nos ha permitido aprovechar al máximo nuestra estancia en Londres. Hemos estado en multitud de sitios en muy poco tiempo, algo que sólo se puede conseguir a bordo de la Tardis. Así pues, nos encontramos con cierto Doctor para que nos dejara su nave, mientras nosotros le cedíamos la Arcadia varios días. Pero ahora toca volver a nuestra rutina, revisar los controles de la nave, fregar la sala de control, hacer inventario de nuestra bodega #TLQM, etc. Pero que la montaña de trabajo que se avecina las próximas dos semanas no nos asuste, que hemos vuelto con muchas cosas que explicar y enseñar, y también con anuncios que hacer.

A lo largo de estos días ya os contaremos todas nuestras aventuras en Londres, nuestras visitas al Gran Museo Británico del Expolio, encuentros con varios animales (metafóricos y reales), paseos interminables, y nuestro intento de celebrar la Diada de Sant Jordi en Inglaterra, con quienes compartimos patrón, pero no el mismo entusiasmo a la hora de celebrarlo. Y no os perdáis nuestro pequeño encuentro en Whitechapel con un Jack el Destripador del siglo XXI, y no os estamos tomando el pelo (¡glups!).

Pero tenemos que anunciar que esta semana hay dos proyecciones de Crónicas desde Cipango de punta a punta de la península. Empezando por el País Vasco y acabando en Jerez de la Frontera, en su famoso Salón del Manga. Dos oportunidades para ver este nuestro gran proyecto documental sobre Japón (más información en el blog de Crónicas desde Cipango).