NEXO TLQM: Merchandising & Tokusatsu

Saludos cosmonautas,

después de una gloriosa semana dedicada al Tokusatsu en los blogs del NEXO #TLQM, en los que hemos repasado cada uno desde nuestro “terreno” iconos nipones como Godzilla, Ultraman, Cyborg 009 y Kamen Rider, queremos terminar con un viernes más informal y libre, que nosotros dedicaremos a hacer una reflexión sobre la cuestión del merchandising Tokusatsu y el coleccionismo en general.

Es más que obvio que el Tokusatsu y el merchandising son dos conceptos prácticamente indivisibles. Gracias a las series, miles de personas desean hacerse con un pedacito de sus personajes favoritos, y ahí tienes figuritas y artilugios para parar un tren (incluso el mismísimo Denliner). Al mismo tiempo, no nos cabe la menor duda de que gracias a los ingresos del merchandising, muchas series se mantienen en la parrilla aunque la audiencia no acompañe tanto. Estamos convencidos de que mucha gente es capaz de comprar las figuras sin haber visto la serie, o apenas seguirla… ¡pero es que esas figuras son la esencia de #TLQM! Un claro ejemplo lo tenemos en una franquicia anime cuyo merchandising es de los más conocidos, así como la pasión de sus coleccionistas. Estamos hablando de Gundam, y es bien conocido que el anime original estuvo a punto de quedar en nada en su primera emisión debido a unos índice de audiencia demasiado bajos como para mantenerla. Pero no pasó lo mismo con el merchandising de la serie, y de hecho, tuvo tanto éxito que salvó al anime de la cancelación, ya que las suculentas ventas de maquetas justificaron que el anime se salvara de la quema. Hoy en día Gundam es lo que es, un auténtico monstruo del anime y el merchandising, otro de los grandes iconos del TLQM japonés.

El famoso Gundam que se exhibió en Odaiba (Tokyo). ¿A qué coleccionista no le gustaría disponer de unas pocas héctareas de terreno para poder tenerlo? ¡Pedazo de vitrina que habría que construir para esto! (Una ikufoto del Tío Tosca.)

Lo que le llega a sorprender a uno es la fiebre coleccionista que va implícita en todo esto del merchandising, tokusatsu o no, y hasta qué niveles puede llegar. Sin duda alguna, el emocionarse con este tipo de merchandising, sobretodo con el tema figuras, es algo prácticamente definitorio de lo que unos llamarán “friki”, otros “otaku”, o sencillmanente “puto enfermo mental”. A veces incluso rozando lo obsesivo y patológico, el coleccionista busca y rebusca para encontrar aquella figura extraña que es casi imposible de encontrar, y cuanto más difícil sea, mucho mejor (si no la tiene nadie, eres el puto amo, ¡pues claro que sí!). Pero sobretodo  el coleccionista busca COMPLETAR su colección. Sí, COMPLETAR en mayúsculas, porque normalmente a un coleccionista le recorre una sensación inexplicable que le empuja de forma irrefrenable a procurar tenerlo TODO, TODO, y TODO, para luego clasificarlo, archivarlo, y conservarlo de la mejor forma posible. ¿Qué busca con todo esto el friki/coleccionista? ¿Por qué tiene ese necesidad de acumular y conservar tanto material que a muchos les parece, simple y llanamente, basura? ¿Es porque realmente no tiene nada mejor que hacer? Es una opción. ¿Es porque no tiene amigos? Es otra opción, pero no necesariamente cierto. ¿Falta de sexo? Aplicable en muchos casos, pero no en todos. Creemos que hasta cierto punto, lo que uno busca con esto es dejar huella. Algo que en realidad no es exclusivo de los frikis coleccionistas, todos en esta vida sentimos a menudo la necesidad de dejar constancia de que estuvimos aquí y que hicimos algo. Cuando muramos quedará nuestro legado, será una fabulosa herencia para nietos, bisnietos, etc. Será la forma que tendrá el friki de pasar el testigo de una generación, de una época, pero sobretodo, su forma de decirles a sus predecesores: “chavales, estas mierdas modernas son pura basura, lo de mi época sí que molaba, ¡cojones!” Y bien, esta podría ser una explicación, pero creemos que esto va incluso más allá, creemos que hay un punto de fantasía post-apocalíptica en todo esto. ¿Qué pasaría si un día de estos te conviertes en el protagonista de tu propia película post-apocalíptica? Te levantas una mañana y no hay nadie más en el mundo, eres un Will Smith cualquier en “Soy Leyenda”. Se habría acabado todo, no más manga, no más figuritas, no más películas,  no más videojuegos, no más nada. ¡Pero amigos! ¡El friki superviviente estaba preparado! Tiene una enorme colección de material que sería incapaz de devorar en toda una vida normal, y ahora acaba de ganar mucho tiempo libre… el friki es ahora un friki feliz, a pesar de que la humanidad vaya a extinguirse. ¿Y si él no sobrevive? ¿Si la humanidad se extingue? En el mejor de los casos, puede que una civilización extraterrestre llegue a la tierra y, al encontrarse con su colección, piensen… (traducimos del extraterrestre): ¡Wow, esto sí es Todo Lo Que Mola!

Urías ya nos ha demostrado en más de una ocasión lo friki que puede llegar a ser a través de varios posts. Pero lo cierto es que estamos a años luz de mostraros la inmensa cantidad de porquería que ha ido acumulando a lo largo de los años. Y vamos a poneros algunos ejemplos.

Aquí un ejemplo de ese coleccionismo sin sentido y exagerado. Urías se compra en Hong Kong una revista japonesa sobre Kamen Rider que ni siquiera puede leer. ¡Pero debe tenerla en su poder!

Más cosas de Hong Kong. Una revista de cómics en chino que incluye el manga de Kamen Rider Kabuto, ¡no lo entiendo! ¡da igual! (Si os fijáis hay un apartado dedicado al merchandising tokusatsu.)

Aunque la mayor parte de las figuras de la revista no le interesen, ¡aparece Kiva en portada! Motivo suficiente para comprarla, aunque luego sean solo dos o tres páginas.

¿Kamen Rider Card? ¿Qué sera esto? Da igual, a la saca.

Pues se trata de un grueso libro lleno de fotos, que corresponden a una “colección de cromos” de la época del Kamen Rider original.

Esta es otra de las facetas coleccionistas de Urías, la compra y posterior almacenaje de cualquier tipo de revista de su interés. ¿Con qué finalidad? Váyase usted a saber. Aunque esto de coleccionar revistas es algo que se está perdiendo.Los más veteranos seguro que recuerdan muchas de estas publicaciones, que por cierto, le daban mucho al rollo hentai (y seguro que la mayoría de compradores éramos menores, juas).

El Profesor Hurías ya nos habló de esto, Urías aprovechaba sus viajecitos a Francia para apoderarse de las Dorothée, una especie de Super Pop a lo manganime que era todo un tesoro para nosotros, cuando aquí esto del manga y el anime era cosa de cuatro marginados. ¿Y quién coño es José?

Y para finalizar unos vídeos mostrando algunas colecciones que no sabríamos si calificar de excepcionales o… terroríficas.

http://www.youtube.com/watch?v=T_Gzmq6z9xE

(via JapanProbe) http://www.youtube.com/watch?v=zFOgMP_U-T4

Ahora la habitación “otaku” en feménino.

http://www.youtube.com/watch?v=kQYRnOtDhj8

Y por último, el vídeo más friki que ha aparecido en la Arcadia hasta el momento, ¡el mítico Friki-Tetris!:

Si alguien acaba de aterrizar y no se ha enterado de que esta ha sido la 1a semana del NEXO #TLQM, ahora puede recuperar el tiempo perdido con las siguientes entradas:

NEXO #TLQM sobre Godzilla

NEXO #TLQM sobre Ultraman

NEXTO #TLQM sobre Cyborg 009

NEXO #TLQM sobre Kamen Rider

Y tampoco os podéis perder los posts de Marc Bernabé y Adrián Montiel sobre Bandai (la gran marca de merchandising – ¡qué guai, es de Bandai!), y la inclusión de Roger Ortuño de ComerJapones.com, quien nos hablará del tonkatsu,un plato  que suena muy a tokusatsu.

Para terminar solo quería agradecer a Marc y Adriá por compartir con la Arcadia esta fabulosa semana del NEXO#TLQM. Para nosotros ha sido una experiencia fantástica y enriquecedora, y creemos que a muchos de los cosmonautas también les ha gustado una iniciativa como esta. Os aseguramos que esto no queda aquí, y que Marc y Adriá están preparando ya junto a Ale (quien no ha podido participar esta semana por razones obvias) una segunda semana del NEXO#TLQM para Enero, ¡no os la perdáis! Finalmente agradecer también a Roger el haberse animado a poner su granito de arena, a Deka Black por su fidelidad, apoyo y buenas intenciones, y a todos los que nos habéis seguido y dejado comentarios a lo largo de esta semana. ¡Muchas gracias a todos!