Orgullo friki, ¿sí o no?

Saludos cosmonautas,

ayer anuncié a través de Twitter que no iba a organizar el típico “nexo #TLQM” de blogs para celebrar el Día del Orgullo Friki (que como sabréis se celebra porque fue un 25 de mayo cuando se estrenó Star Wars: A New Hope). No celebrarlo por mi parte responde a lo que ya planteaba en el post del año pasado, no le veo sentido.

Quizás lo mejor es que leáis primero el post del año pasado para entender mi postura, pero a modo de resumen,  no veo claro qué objetivo se persigue celebrando la efeméride. ¿Qué es lo que se reivindica? ¿En qué se basa ese orgullo? ¿Y qué necesidad existe para pregonarlo?

No olvidemos que hubo quien aprovechó el tirón del auge del frikismo para organizar una “celebración oficial”, con lo que el “Día del Orgullo Friki” parece tener un dueño, una marca registrada, que teóricamente le legitima a ser el pope de todo esto (y lucrarse un poco gracias a ello). Visto así, los motivos para no querer celebrarlo parecen evidentes. Pero es innegable que esto se ha convertido en algo popular, el público se lo ha apropiado, y querer delimitar lo que es la celebración oficial es como ponerle puertas al campo.

A día de hoy, creo que lo de ser “friki” (término que aborrezco, aunque siga utilizando) ya no es tan “raro” en una sociedad que se ha ido “frikizando” cada vez más. ¿Acaso no triunfan series como “The Big Bang Theory”? ¿No se petan los cines con Los Vengadores? ¿Seguro que eres un bicho raro por gustarte estas cosas? No, en realidad el friki de toda la vida es más mainstream de lo que se piensa, quizás lo que lo diferencia de los demás es lo lejos que lleva esa afición. ¿Es esto lo que se celebra?

Entiendo que hay una historia detrás. Durante décadas el aficionado a los cómics, el rol o la ciencia ficción era retratado de forma estereotípica como el gordo inadaptado social que vive en un mundo de fantasía. Se le marginaba por ello, aunque a menudo Hollywood ya se encargaba de ofrecerle la oportunidad de vengarse. Pero seguía existiendo un componente de burla social, de desprecio por ser aficionado a aquellos productos culturales que se consideraban de segunda. Y creo que durante años, y gracias a nuevas generaciones, sin necesidad de organizar “días del orgullo”, se ha ido ganando respeto por los cómics y cierto tipo de películas o videojuegos. Así pues, como decíamos antes, ya no es nada raro que a alguien le gusten los cómics o se gane la vida hablando de videojuegos. Coño, ¡si Game of Thrones es un best-seller!

Si los Días del Orgullo se celebran para reivindicar una notoriedad o un respeto en la sociedad, creo que esto es algo que ya se ha conseguido (hasta cierto punto). Pero estoy seguro que muchos piensan que aún queda mucho camino por recorrer. Así pues, me gustaría conocer vuestra opinión. ¿Realmente es necesario celebrar este día? ¿Realmente hay algo de lo que estar orgullosos?

Orgullo Friki, ¿sí o no?

PD: ¡y feliz día de la toalla!