Farewell, ha sido un placer.

Saludos cosmonautas,

hoy voy a salirme completamente de la temática de este blog para hacer algo que hasta ahora apenas he hecho, por no decir que nunca he hecho algo así en la Arcadia. Voy a publicar un video realmente personal. ¿Por qué es diferente a todas las otras cosas que he podido subir aquí? Porque aquí me sincero, hablo en primera persona, y os cuento aquellas cosas que forman parte de mi vida terrenal, lejos de la Arcadia.

Como algunos habréis leído ya antes por aquí, he estado durante 9 años en una banda de Metal llamada The Bleeding Sun. Una banda con la que he podido tocar infinidad de veces en conciertos de todo tipo, desde los más humildes, a festivales de modesta envergadura, e incluso acompañando a algunos grupos punteros. Durante este tiempo he podido editar con The Bleeding Sun dos CDs, que a pesar de haber recibido siempre buenas críticas, nunca llegaron a editarse en ningún sello (os hablo de cuando el panorama discográfico andaba más optimista que ahora). En definitiva, ha sido un bonito viaje.

Pero después de uno o dos años de muchas dudas, reflexiones, idas y venidas, al final he tenido que tomar una decisión. Y esta vez, sin que sirva de precedente, he querido compartirlo. ¿Por qué? No lo tengo muy claro, pero sí sentía la necesidad de decirlo en voz alta, y quizás me sirva a mí mismo para purgarme y a otros para reflexionar un poco. Aunque el video está editado para hacerlo menos largo, no me he permitido censurar nada de lo que dije en su momento. Quizás faltaría decir muchas cosas, y también es verdad que sólo estoy mostrando un lado de la historia, pero he también he intentado corregir eso al final (aunque con una calidad bastante dudosa).

Lo que debería quedar claro aquí es que los motivos de mi salida de la banda son una mezcla de mi falta de tiempo y motivación en el plano musical.  Además, las cosas caen por su propio peso, y justo cuando un servidor quiso decir que se largaba, la banda también había concluído que era mejor separar nuestros caminos. Simplemente me arrepiento de no haberlo decidido antes, porque les habría hecho un favor, pero sinceramente no lo tenía claro, me costaba mucho decir definitivamente adiós a nueves años de tocar juntos.

Ahora sólo me queda desearles mucha suerte a The Bleeding Sun para que sigan adelante, esperando que tengan mucha más suerte de la que han tenido hasta ahora. Y para cualquier cosa seguiré aquí, surcando los mares espaciales.