Mis 25 Mejores Libros

Saludos, cosmonautas.

Hace unos meses, a raíz de una de esos hilos que vez en cuando se crean por estos lares, confeccioné una lista de los que consideraba (en ese momento) mis 50 cómics favoritos. Esta vez me ha llegado una petición vía Facebook de Jordi Sánchez Navarro para que haga una lista con 10 libros “que hayan permanecido conmigo”. La verdad es que casi nunca sigo este tipo de cadenas, pero reconozco que me gusta hacer listas de esta índole (¿a quién no?), y tengo comprobado que a los lectores de este blog también os gustan mucho. Así que en lugar de seguir la cadena en Facebook, amplío la lista a 25 y la hago para todos vosotros (y si os da el punto, podéis hacer lo mismo en vuestro blog, FB o lo que sea).

Como dije en la lista de los mejores cómics, los libros que pongo a continuación son aquellos que por algún motivo u otro son importantes o me gustan mucho, no necesariamente implica que sean “los mejores libros que se han escrito”, porque no se trata de abrir ningún debate, sino de compartir aquello que me gusta (que es para lo que se creó este blog), y de paso, daros algunas sugerencias de lectura y/o compra (en estas fechas, a más de uno le puede ser útil para hacer la carta a los Reyes Magos o tener ideas para regalar a otros).

Iapprove

Al Profesor Hurías le gusta que haga listas de libros.

El orden es aleatorio, y la lista no necesariamente “definitiva” (las portadas son las de las ediciones que he leído – me ha faltado solo una). Os doy toda la libertad del mundo para que en los comentarios digáis cosas como: “¿y no te has leído este?”, “¡deberías leer este otro!” Y me reservo el derecho de haceros caso, o pasar olímpicamente de vosotros; soy un encanto.

1. El Hobbit de J.R.R. Tolkien

hobbit-cat“¡Oh, qué típico!” Sí, pues espera al segundo. Pero lo cierto es que es uno de esos libros que leí cuando aún estaba en EGB y me marcó profundamente (teníamos que escoger un libro y hacer una “ficha de lectura” para el cole). Siempre me había gustado leer de pequeño, tengo montones de libros infantiles y juveniles, pero con El Hobbit algó cambió, el gusto por la lectura pasó a otro nivel. Cuando terminé, me quedé con esa sensación de no querer que terminase… y por suerte, había una “continuación”. El Hobbit es una gran novela de aventuras fantásticas, mucho más fácil de digerir que su hermana mayor, y creo que es la mejor forma de empezar a conocer el mundo de Tolkien.

2. El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien

LOTRDespués de El Hobbit, era lógico que me pusiera con la que puede considerarse la más importante novela fantástica de todos los tiempos. Pero reconozco que me llevó hasta tres intentos terminarla. Últimamente oigo a mucha gente despreciar la obra por aburrida, mal escrita y muchas cosas más, en lo que me parece la típica actitud pseudo-rebelde poser hisptérica. Quizás si no hubiese dado esa tercera oportunidad a este libro, ahora estaría pensando lo mismo, porque es cierto que las primeras páginas del libro son bastante densas y parece que no van a ninguna parte. Pero como pasa hoy en día con muchas series de televisión, lo interesante llega a partir de la segunda temporada. Ya hacia el final del primer libro, El Señor de los Anillos se convierte en una aventura épica y fabulosa, llena de emociones, y que a menudo me mantenía horas en vela porque quería saber qué iba a pasar luego. Despreciar referentes de este tipo queda muy guai, pero si es una de las novelas más populares de todo el siglo XX, será porque algo bueno debe tener.

3. La Llamada de Cthulhu de H.P. Lovecraft

ktuluCualquier persona que se considere “culturalmente dispersa” y que le guste leer, tarde o temprano acabará leyendo algo de Lovecraft. Creo que junto a Tolkien, el autor de Providence  es uno de esos escritores que forman parte del ADN frikoso. Aunque en mi caso fue algo diferente, ya que mi motivación principal para leer esta obra vino de la música, concretamente de la de Metallica. Habiéndole dedicado dos canciones (“The call of Ktulu” y “The thing that should not be“), tenía mucho interés por leer algo que había fascinado tanto a mi banda favorita. Y aluciné bastante. Después de ese primer libro, acabé comprando todo libro de Lovecraft que encontraba, y es probablemente uno de los autores que más he leído (y en un corto período de tiempo). Además, la edición de “La llamada” que compré llevaba portada de H.R. Giger, más TLQM imposible.

4. Crónicas Marcianas de Ray Bradbury

Les cròniques marcianes 001Este era uno de esos libros que corría por casa, y que siempre había oído mencionar en alguna conversación. Finalmente fui a la estantería, me lo llevé a mi habitación y empecé a leer. Probablemente fuese uno de los primeros libros de cuentos cortos de Ciencia Ficción que leía, y quedé fascinado con las situaciones que planteaba Bradbury (la del astronauta que termina en un manicomio es espléndida). No sabía que la Ciencia Ficción también podía ser así, que no todo eran naves espaciales y cosas científicas complicadas. La edición que leí, en catalán, era de la Editorial Bruguera (que no solo se dedicaban a los tebeos, perdón, historietas), y la traducción era de Quim Monzó, como bien indicaban en la portada.

5. Yo, Robot de Isaac Asimov

yo_robot_edhasa_pocket

Si Tolkien era mi referente en fantasía y Lovecraft en terror, Asimov se convirtió en poco tiempo en mi escritor de Ciencia Ficción favorito. Siempre he sentido cierta fascinación por el tema de los robots, pero lo que realmente me atrapó de este libro fueron esos planteamientos que jugaban con la lógica de las leyes de la robótica. Un juego mental muy interesante, y que va mucho más allá del simple entretenimiento. Por cierto, la película de Will Smith (que en mi opinión no es tan mala como muchos la pintan), no es exactamente una adaptación de la novela (ya que no dejan de ser relatos cortos e independientes), pero me sorprendió hasta qué punto fueron respetuosos con la obra de Asimov.

6. Saga de la Fundación de Isaac Asimov

DSCN5221Ya me había leído Yo, Robot, pero durante meses (quizás años), un amigo me estuvo recomendando que me pusiera con La Fundación, porque me iba a encantar. Reconozco que soy más de recomendar que de dejar que me recomienden (sí, soy un gilipollas engreído), pero al final le hice caso y ahora tengo que agradecerle esa insistencia, porque lo clavó. Probablemente sea mi saga favorita de todos los tiempos, y me parece una historia fabulosa en muchos sentidos: como aficionado a la Ciencia Ficción, como licenciado en psicología, y en general, como persona que siente gran curiosidad por el comportamiento humano. Con la saga de la Fundación me quité el sombrero ante Asimov y empecé a admirarle, no solo como escritor, sino como pensador. Le dediqué un post hace tiempo.

7. La guía del autoestopista galáctico de Douglas Adams

H2G2_UK_front_coverCon Bradbury y Asimov descubrí que la Ciencia Ficción no era necesariamente un tostón sobre física, ciencias aplicadas, naves espaciales y civilizaciones extraterrestres. Y con Douglas Adams descubrí que además, también podías partirte la caja con ella. Era un libro corto que me leí en inglés, y lo devoré en cuestión de un día y medio. Esa mezcla de Space Opera y humor inglés era sin duda algo nuevo para mí. Años después descubrí que Douglas Adams había escrito guiones para Doctor Who, cerrando una especie de círculo friki.

8. El color de la magia de Terry Pratchett

el-color-de-la-magiaCuando leo soy poco expresivo, incluso cuando algo me hace auténtica gracia, no suelo reír de verdad, me limito a sonreír. Al menos esto era así hasta que me topé con Terry Pratchett. Recuerdo que mientras leía El color de la magia solté una auténtica y sincera carcajada, y eso me sorprendió a mi mismo. Pratchett era como el Douglas Adams de la fantasía (o viceversa), y en poco tiempo ya empecé a coleccionar las novelas de Mundodisco. A pesar de que he leído bastantes obras más del autor, que quizás algunos pueden considerar más buenas que esta primera, para mí sigue siendo mi favorita, seguramente por ser la que me pilló por sorpresa y tanto me hizo reír.

9. 1984 de George Orwell

La primera distopía que leí, y quizás la que forjó mis gustos en cuanto a este tipo de historias (luego ya vinieron Un Mundo Feliz, y más recientemente Los Juegos del Hambre). La novela corría por casa, y seguramente el impulso de leerla vino de esas ganas de ser más “intelectual” típicas de la adolescencia, para poder discutir de “cosas guais” con los amigos, y sobretodo, amigas. Pero a pesar de esta motivación tan frívola, me enganchó muchísimo y, como decía, tuvo un gran impacto en mi “formación intelectual y lectora”.

10. La Celestina de Fernando de Rojas

la celestina

En el cole y en el instituto siempre nos han obligado a leer alguna novela, clásica o no. Y casi todo el mundo lo odiaba. En eso, yo era el niño raro, porque siempre me gustaba lo que leía. La Celestina es uno de esos clásicos que a priori dan tanta pereza, y reconozco que yo también la tenía, ¿cómo iba a gustarme un tostón del siglo no sé cuantos? Pues me llevé una grata sorpresa, y me pareció un libro divertido, gracioso, y además con perlas de sabiduría muy interesantes. La propuesta de Jordi en cuanto a esta lista de libros era que fuesen libros “formativos”, y creo que este libro hizo mucho para que a partir de ese momento viese la literatura clásica como algo más interesante. Además, desde que la leí, en muchas ocasiones he repetido un refrán que aparecía en La Celestina: “haz lo que bien digo, y no lo que mal hago.”

11.The Satanic Bible de Anton Szandor LaVey

The Satanic BibleSí, tuve una época de satanista, algo bastante habitual en los fans del Metal Extremo. Para los que no conozcan el “satanismo de LaVey”, lo primero es deciros que la biblia satánica no trata en absoluto de la adoración de la figura cristiana del diablo, más allá de la metáfora sobre la naturaleza humana que puede representar. En realidad es una especie de tratado más o menos filosófico, nihilista, y también tiene algo de libro de auto-ayuda algo radical. En cierta época de mi vida, tuvo una influencia importante en mi forma de ver el mundo y las relaciones sociales. Aunque a día de hoy lo tengo bastante superado, hehehe. Le dediqué mi trabajo final de bachillerato, toma ya.

12. El año de la plaga de Marc Pastor

any de la plagaDe ahí surgió lo de “culturalmente disperso”, ¿hace falta añadir nada más? Pues se podrían decir muchas cosas, aunque ya lo he hice en su momento. Pero lo que Marc ha hecho con sus novelas por la literatura catalana, es algo que valoraremos aún más dentro de un par de décadas. Y no solo se hablará de El año de la plaga, sino también de Montecristo (novela de aventuras y bélica al más puro estilo Indiana Jones), La mala mujer (novela negra, muy negra) y Bioko (novela de aventuras de inspiración clásica y… mejor no hago spoilers). Si queréis saber más, le dedicamos un post y una entrevista a Marc Pastor.

13. Bruce Lee, el hombre detrás de la leyenda de Marcos Ocaña

bruce leeSi algo abunda en mi videoteca, son las películas de artes marciales, y aunque Bruce Lee hizo pocas películas, entre los documentales que le han dedicado y las exploitation que surgieron después de su muerte, tengo una buena colección. Durante un año, incluso estuve practicando el Jeet Kune Do, el arte marcial que creó Bruce Lee, con un profesor particular. A lo largo de ese tiempo descubrí la figura de Bruce Lee que iba mucho más allá de las películas, la del filósofo y la del artista marcial, y este libro de Marcos Ocaña tuvo mucho que ver con ello. Seguramente es el mejor libro escrito en español sobre el personaje, y algunos dicen que es de los mejores que jamás se han escrito, y es muy probable que sea así. Por cierto, antes de que el “Be water, my friend” se pusiera de moda por culpa de ese maldito anuncio, yo ya le había dedicado una canción.

14. Norwegian Wood (Tokyo Blues) de Haruki Murakami

toquio-bluesSiempre he odiado esas traducciones absurdas de los títulos de los libros, pero debo reconocer que quizás nunca me habría acercado a un libro que se llamase Norwegian Wood, y en cambio, lo de Tokyo Blues me llamó la atención y piqué. Por entonces Murakami aún no era lo que es hoy en día en nuestras librerías, y por lo tanto, no tenía más referencia que el título; mi japonofilia hizo el resto. No creo que sea la mejor novela de Murakami, de hecho me gustó bastante más Kafka en la playa, pero me gustó lo suficiente para que empezara a buscar otras novelas del autor (eso es que me gustó bastante, vamos). Durante un tiempo estuve encadenando sus novelas… aunque a día de hoy el ritmo de publicación de sus obras es tan acelerado que se empieza a hacer incluso pesado (bueno, él no, las editoriales).

15. Las nieblas de Avalón de Marion Zimmer Bradley

las-nieblas-de-avalc3b3n_0-previewHace ya unos años que recomendé este libro en un post de Sant Jordi, así que no me alargaré mucho más. Ni siquiera recuerdo como acabé comprando el libro, pero es muy interesante su propuesta, la de contar la historia del Rey Arturo desde el punto de vista de las mujeres que le rodeaban, y además hacer una fantástica explicación de como el cristianismo empezó a erradicar el paganismo apropiándose y transformando algunas de sus fiestas y tradiciones. Para mí, junto a la película Excalibur, de lo mejor que se ha hecho en cuanto a los mitos artúricos. Se hizo una película, o TV-movie mejor dicho, que no es que valga mucho la pena… como prácticamente siempre, el libro es mejor con diferencia.

16. Trilogía de Los juegos del hambre de Suzanne Collins

Hunger-Games-TrilogyEs de las más recientes que he leído, pero también de las que más me ha enganchado en los últimos años. Ya os lo conté en su momento, así que simplemente diré que, más allá del fenómeno fangirl y fanboy que rodea la saga, encontraréis una trilogía de aventuras de esas que se devoran en cuestión de días, porque como buen best-seller, sabe atrapar al lector con sus giros argumentales. Además, es una distopía, y salen chavales que se matan unos a otros, ¿qué más se puede pedir? ¿que no sea un plagio de Battle Royale? Vale, hay parecidos increíbles y algunos difíciles de explicar, pero os puedo asegurar que a partir del segundo libro ese parecido es cada vez menor, y en el tercero no queda ni rastro.

17. Lords of Chaos: The Bloody Rise of The Satanic Metal Underground  de Michael Moynihan y Didrik Soderlind

lords of chaosHablando de chavales que se matan unos a otros, y recuperando el tema del satanismo, aquí tenemos un libro que cuenta la historia real de como una serie de bandas de Black Metal noruegas sembraron en el terror en los años noventa, a base de quema de iglesias y asesinatos. Es un libro sensacionalista, y muchos de los implicados lo han acusado de ser amarillista e incluso de contar mentiras. En cualquier caso, hay una serie de hechos objetivos que nadie discute. La historia gira alrededor de bandas como Mayhem, Burzum, Emperor o Darkthrone, que a principios de la escena revolucionaron la escena del Metal Extremo con su Black Metal crudo y satánico. Algunos se lo tomaron muy en serio y empezaron a quemar iglesias, pero también hubo asesinatos (algunos totalmente a sangre fría y otros por rivalidades) y suicidios (la foto de uno de ellos es ahora la portada de un disco). Durante mi época de periodista musical, tuve la oportunidad de entrevistar algunas de estas bandas, e incluso pasé unos minutos con un exconvicto dentro de un autobús (y no, no estaba muy tranquilo ahí dentro).

18. Posesión de Stephen King (publicado como Richard Bachman)

PosesionNi El Resplandor, ni IT, ni Carrie, ni ningún otro, el primer libro que leí de Stephen King fue uno de aquellos que firmó con su seudónimo, y probablemente de los menos conocidos (que yo sepa, no se ha adaptado jamás al cine o la TV). No sé si lo compré por la portada o por la sinopsis, pero ahí nació mi interés por este grande de la literatura moderna de terror (y no solo terror). Recuerdo que me enganchó muchísimo, lo encontraba divertido (mucha sangre, muchos muertos, y una buena dosis de aventura), y planteaba una de esas historias típicas de Stephen King, que ocurren en pocos días o pocas horas, y en las que un grupo de personajes tienen que unirse para enfrentarse a una amenaza desconocida. Por cierto, ahora me entero de que hay otro libro relacionado que se llama Desesperación, habrá que echarle un ojo.

19. Timeless adventures, how Doctor Who conquered TV de Brian J. Robb

doctor whoCreo que mi nivel de whovianismo actual se debe, en buena medida, a la lectura de este libro. Y es que el análisis social e histórico que hace de Doctor Who, serial a serial, hace que se despierten las ganas de ver de nuevo todo lo que ya has visto antes, y que tengas aún muchas más ganas de ponerte con los seriales clásicos. Brian J. Robb hace un repaso de la historia de Doctor Who, de como se gestó y como se desarrolló desde 1963 hasta 2009, pero además hace una gran tarea de contextualización para explicar porqué Doctor Who tuvo éxito, porqué dejó de tenerlo y porqué recuperó el favor del público. Creo que cualquier whovian debería leerlo.

20. Apuntes de Japón de Marc Bernabé (y Vero Calafell)

thumb_29050752823198No es la primera vez que lo digo, y además, no soy el único que considera que este libro de Marc Bernabé fue uno de los más importantes en mi formación “japonista”. Ahora estamos muy acostumbrados a leer cosas sobre Japón a través de blogs de gente que vive allí, pero Marc ya estaba haciendo esto mucho antes de que se empezara a hablar de “blogs”. Este diario me llevó a descubrir muchas más cosas sobre Japón que difícilmente podría haber conocido de otra manera, el Japón ya era mucho más que manga y anime, era una cultura fascinante por descubrir. Esas ganas de saber más ya las había sentido en los noventa, pero con este libro de Marc, me hizo recuperar esa curiosidad, y la amplió. Por cierto, ahora se puede leer online, totalmente gratis.

21. Manga! Manga! The World of Japanese Comics de Frederik L. Schodt

mangamangaLlegué a este libro unos 25 años después de que se publicara, y por lo tanto el impacto que tuvo en mi no se puede comparar al que pudo tener en la gente que lo leyó en su época. Pero a nivel personal, este es uno de los libros que escogí para ponerme “en serio” en esto del manga. A verlo ya desde una perspectiva más “académica”, a querer entender de donde venía y por qué era como era entonces e incluso hoy en día. Sí, tiene 30 años, pero sigue siendo una de las obras básicas no japonesas para entender el manga. Le dediqué un post.

22. El món sobre rodes de Albert Casals

el-mon-sobre-rodesEs fácil justificar la inclusión de este libro, la historia de Albert, que de muy joven perdió la movilidad de sus piernas, pero eso no le ha impedido viajar por todo el mundo sin apenas un duro. Me fascinó tanto su historia que acabé haciéndole una de las míticas Entrevistas Pirata. Es uno de esos libros que, aunque quizás no te lleve a hacer lo mismo que él, puede que te anime a ser un poco más valiente y positivo ante la vida. Después sacó otro libro explicando nuevos viajes, y recientemente hemos podido ver un documental en el viaja hasta el punto más alejado de su casa que hay en el mundo, desde Esparraguera hasta Nueva Zelanda.

23. El elogio de la sombra de Junichiro Tanizaki

Elogio de la sombraSeguramente el libro más “intelectualoide” de la lista, y también el más corto (y pequeño). El elogio de la sombra es un pequeño tratado estético que explica, o intenta explicar, la esencia de “lo japonés”. Es un libro que he releído bastantes veces, y ha tenido mucha influencia en mi concepción de Japón y sus particularidades estéticas. El mensaje principal es que, Japón, a diferencia de Occidente, se centra más en la sombra y la oscuridad que en la luz. Uno de los grandes momentos es la descripción que hace de un lavabo de estilo japonés, no tiene desperdicio.

24. Mecanoscrito del segundo origen de Manuel de Pedrolo

mecanoscritOtro de esos libros que me obligaron a leer en EGB, y probablemente el que más me impactó y me gustó de todos. De hecho, en Catalunya es uno de esos libros que casi todos los niños han leído (al menos de mi generación), y que la mayoría recuerdan con mucho cariño. Si 1984 es la novela que hizo que me gustaran las distopías, “Mecanoscrit” es la que hizo que me fascinaran desde muy jovencito todas las historias post-apocalípticas, con las que sigo fantaseando hoy en día. Bigas Luna estaba preparando una película hace años, pero después de su muerte no he oído nada más al respecto.

25. El mundo de Sofía de Jostein Gaarder

el mon de sofiaLo de El mundo de Sofía es un fenómeno bastante extraño, y quizás tenías que ser un adolescente de mediados de los 90 y de ascendencia progre para entenderlo. Pero este libro hizo más por mi entendimiento e interés por la filosofía que cualquier profe de instituto. El libro lo protagoniza una chica de 14 años que empieza a recibir unas misteriosas cartas con un curso por correspondencia. Su profesor empieza a darle unas amenas clases de filosofía, a través de las cuales no solo aprenderá sobre los grandes filósofos occidentales, sino también sobre su propia vida. A los chavales de mi grupo de amigos (y sobretodo amigas) de aquella época nos dio muy fuerte por esta novela, lo que no sé es si hoy en día sigue siendo conocida o no.

Ahora puedes leer Mis 50 Mejores Cómics, o mi guía de introducción al manga.