Robot Restaurant de Tokyo: sin palabras

Saludos, cosmonautas.

Cuando el verano pasado estuve algunos días por Tokyo, era imposible escapar de una agresiva campaña publicitaria de un nuevo y extraño restaurante que se había inaugurado en Kabukicho (el distrito rojo de Tokyo, en Shinjuku). En cualquiera de los “centros” importantes de la ciudad te encontrabas con más de una furgoneta dando vueltas continuamente para anunciar el “Robot Restaurant”. Daba igual que estuvieses en Shinjuku, Akihabara, Shibuya, Ikebukuro… no podías escapar de los dos extraños robots que solían acompañar esos camiones. Y tampoco de las chicas que daban los típicos flyers con pañuelos.

DSCN5462

Al volver a casa me pasé por su página web, y no daba crédito a lo que veían mis ojos. Un batiburrillo impresionante de colores, la pesadilla de un minimalista, el horror vacui en su perfecta definición. Color, brillo y ataques epilépticos. Una de esas locuras que es imposible que existan en otro sitio que no sea Japón. Y precisamente con esta idea en la cabeza, Marc y un servidor nos decidimos a probar la experiencia del Robot Restaurant.

Reservamos casi una semana antes, y cuando llegamos, vimos que el aforo estaba completo. Aunque uno pueda pensar que el público es básicamente masculino, más que nada por la ubicación del local y el reclamo femenino, una vez dentro había de todo. Gente que salía del curro, chicos y chicas jóvenes, gente de mediana edad, muchas parejas, y algunos pocos turistas. Ah, y si alguna vez vais, aseguraros de que vengan todas las personas para las que habéis reservado sitio, porque os van a cobrar la totalidad de la reserva (y la pinta de yakuza que tenía el personal masculino da un poco de miedo como para ponerse a protestar).

Pero basta ya de texto, porque aquí lo que lo peta es la imagen y el sonido. Es un vídeo muy largo, pero os podemos asegurar que el WTF dura los 12 minutos. Enjoy!