¡QUIERO ESTO! Anuncios japoneses de juguetes

Saludos, cosmonautas.

La Navidad y la noche de Reyes están a la vuelta de la esquina, y las cadenas de televisión así como los buzones se llenan de anuncios y catálogos de juguetes. Seguramente somos muchos los que recordamos esos spots publicitarios de los juguetes de nuestra infancia, ya fuese porque los veíamos 200 veces en pocos días, o porque realmente nos quedábamos embobados y deseosos de poseer todo aquello (ya fuese el Tragabolas, el barco pirata de Playmobil, o el castillo de Greyskull). Los anuncios de juguetes son siempre algo especial, de hecho, cuando te haces mayor, se vuelven hasta insoportables esos colorines y melodías. Pero hoy, por casualidad, me he topado con unos anuncios de juguetes de finales de los ochenta japoneses, y me he dado cuenta que se pueden hacer anuncios de figuras de acción alucinantes. Y es que con la tradición tokusatsu que tienen ahí, es normal que sean capaces de concebir anuncios de este tipo. Sí, quizás son demasiado exagerados y no encajan con lo que después hará el juguete, pero si tenemos que valorarlos en función de las ganas que transmiten de jugar con sus productos, entonces son anuncios de diez.

Empezamos con el anuncio que me ha llamado la atención, en el que gracias al stop-motion y los efectos visuales, convierten un anuncio de juguetes en un episodio de alguna serie tokusatsu:



También se curraron un publireportaje de su catálogo de Zoids:

Aquí una selección de anuncios de los Battle Borgs (yo me compraría un par):

Ojo también al recopilatorio de anuncios de los Microman, los juguetes que luego se convirtieron en Los Micronautas (Marvel haría un cómic después)

Aquí la versión americana de Mego (bastante menos espectacular):

Anuncio de Cyborgs, con “cameo” del mismo Kamen Rider.

Aunque, lo que os decía antes de los anuncios insufribles, si los nuestros lo son, imaginaros lo que pueden llegar a ser en Japón, expertos en llenarlo todo de colores, musiquillas trepanadoras de oídos, y realización epiléptica:

También he descubierto algo bastante flipante de Chupa Chups: