Estudios de Asia Oriental: estudiar puede ser #TLQM

Saludos cosmonautas,

sois muchos los que a través de Twitter me habéis preguntado sobre la carrera que estoy estudiando online desde hace algunos años, y ahora que me queda relativamente poco para terminar, puede que sea un buen momento para explicaros en qué consiste la Licenciatura de Estudios de Asia Oriental.

Es importante saber que vamos a hablar de una licenciatura de segundo ciclo, y aunque con esto del nuevo plan de estudios no sé como ha quedado la cosa (parece que aún aguantará un tiempo), para cursarla tenías que haber superado como mínimo un primer ciclo de cualquier otra carrera universitaria (en mis tiempos eran los dos primeros años de una licenciatura, ahora puede que sean tres). Por supuesto, si ya eres licenciado puedes matricularte sin más requisitos que algunas asignaturas complementarias de idiomas (que puedes ir cursando al principio junto a las asignaturas troncales y obligatorias).

En mi caso, he estado estudiando a través de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), que creo es la única universidad online que está ofreciendo esta licenciatura, aunque también se está impartiendo en universidades tradicionales. La diferencia más importante es que en la UOC sólo ofrecen el itinerario de Chino (por lo tanto, hay varios créditos obligatorios de este idioma), en cambio, en universidades presenciales pueden ofrecerte también el itinerario japonés o coreano (y aparte del idioma, no sé si las otras asignaturas pueden variar algo). Aunque el chino sea obligatorio, en la UOC te dan la posibilidad de estudiar también japonés a través de asignaturas optativas o de libre elección. Aún así, para aquellos que tenemos algo más de interés por el japonés, y que no tenemos otra opción que la de estudiar a distancia, es una putada (estudiar los dos idiomas a la vez, y a distancia, puede ser un infierno). Aún así, hay otras opciones que luego os comentaré. Para los que trabajan, la ventaja es que no hay un mínimo de asignaturas que cursar, y de hecho, hay que gente que a veces “descansa” durante un semestre.

Las asignaturas: ¿qué vas a estudiar en EAO?

La respuesta corta es: un poco de todo. El objetivo de esta licenciatura, según dicen en su plan de estudios, es “ofrecer una visión clara, sintética y precisa de los países que forman Asia Oriental, y proporcionar herramientas que permitan entender su realidad contemporánea”. En otras palabras, se trata de estudiar la historia, la economía, la cultura, y la sociedad de esos países, centrándose sobretodo en China, Japón y Corea, pero sin olvidarse de Tailandia, Taiwan, Vietnam, etc. Así pues, te encontrarás con asignaturas más generales como Historia del Asia Oriental, Geografía, Economía, Política, Filosofía, Arte, Sociedad… y otras más específicas como las distintas literaturas, economía de Japón, las fiestas y tradiciones de China, alimentación, comercio interior, etc.

Aunque se hable de otros países, estos tres serán el centro de atención (en este mismo orden de importancia).

¿Qué pasa si sólo te interesa Japón y sólo quieres hacer asignaturas sobre Japón? Primero te diré que difícilmente se puede entender Japón sin tener en cuenta el resto de países de Asia Oriental (e incluso algunos países occidentales), ya que tener una visión global siempre es importante. Segundo, hay otras opciones. Por supuesto, si puedes, te recomiendo que curses la licenciatura (o grado) de forma presencial (seguro que le sacarás más partido). Pero si estás trabajando, o por el motivo que sea sólo te queda la opción online, tienes ciertas alternativas para los que quieran especializarse un poco más.

Titulación progresiva: ¿en qué quieres especializarte?

Puedes renunciar a sacarte la licenciatura y cursar varios másters o postgrados de especialización. Esto significa que, aparte de algunas asignaturas obligatorias y troncales que tienen que hacer de forma impepinable, después puedes escoger específicamente algunas optativas y hacer un trabajo final o practicum que te dará derecho a títulos de experto en economía del Asia Oriental, experto en cultura y literatura, experto en economía y política de Japón, y varias especializaciones más (con más o menos asignaturas necesarias). De hecho, esta es una titulación progresiva, y puedes ir sacándote estos títulos a medida que vas cumpliendo los distintos requisitos hasta llegar a sacarte la licenciatura. Así, si te quedas a medio camino, siempre tendrás uno u otro título (o varios a la vez). En mi caso, ya prácticamente sólo me queda el chino, y como no tengo tiempo suficiente ahora mismo, voy a sacarme alguno de los másters (no tengo claro cual). Quizás lo retome en unos años para sacarme la licenciatura.

¿Cómo funciona la universidad online?

Vamos ahora a lo más práctico del tema, al día a día de cursar una carrera online. En primer lugar, debe quedar claro que nunca vas a tener que ir a clase. Algunas veces he oído por ahí gente que pensaba que algunas de las clases eran presenciales, pero no es el caso, al menos en esta licenciatura. Todo funciona a través del “campus online”, una web en la que tendrás acceso a todo lo que necesitas, desde la matriculación hasta los materiales (que te mandan a casa en papel, pero puedes consultar también online), y también será tu punto de encuentro con alumnos y profesores a través de unos foros.

Hay dos formas diametralmente opuestas de seguir la carrera: la evaluación continuada o el examen final. Esta última es más que obvia, lo único que tienes que hacer es presentarte al examen final, aprobarlo y ya está. No tienes que hacer trabajos, no tienes que hacer absolutamente nada más aparte del examen. La otra opción, la evaluación continuada, requiere que el estudiante haga varios trabajos a lo largo del semestre (entre 3 y 5), y en función de la asignatura es posible que tenga que hacer algunos otros pequeños trabajos (fichas de lectura, participar en foros). Al final del curso no hay examen final, hay pruebas de validación (presenciales), en las que simplemente tienes que demostrar que has sido tú el que ha estado haciendo los trabajos. En estas pruebas te preguntarán por aspectos concretos de los trabajos que has entregado, es decir, tendrás que explicar qué cosas pusiste en tus trabajos, de donde sacaste la información, qué dijiste en tus intervenciones en los foros, e incluso, pueden preguntarte por las correcciones que te hizo el profesor. Lo único que requiere es un pequeño repaso a tus propios trabajos (¿1 hora antes de la prueba?), y te puedo asegurar que no tienes que empollar nada. Cabe mencionar que hay alguna vía intermedia, en la que harás menos trabajos durante el semestre, pero luego la prueba final requerirá algunos repasos al temario.

Cuando termines la carrera sabrás los nombres de estos tres mandatarios. Bueno, del japonés no, que dimiten cada dos por tres 😉

¿Qué forma de evaluación deberías escoger? Por supuesto cada uno tendrá sus preferencias, pero yo he apostado claramente por la evaluación continuada. En primer lugar porque al estar trabajando, no creo que dispusiera de tiempo suficiente para ponerme a estudiar en plan intensivo para los exámenes (y dudo que, sin estar obligado a ello, me pusiera a estudiar a lo largo de todo el semestre). Además, es una apuesta arriesgada, ya que aquí no hay segundas convocatorias. Si suspendes, tienes que matricularte otra vez el siguiente semestre (y no es barato). Pero la evaluación continuada tiene otra gran ventaja aparte de librarte de la presión de los exámenes finales, y es que sinceramente creo que se disfruta mucho más. Los trabajos te obligan a seguir con mayor o menor regularidad un ritmo de aprendizaje, y además, acabas profundizando más en los temas. Si sólo te centras en hacer un examen, es muy probable que al día siguiente hayas olvidado el 80% de lo que habías estudiado, pero si vas leyendo día a día, poco a poco, puedes digerirlo todo mucho mejor, y en definitiva, aprender más. Lógicamente, este disfrute se entiende mejor desde el punto de vista de alguien que principalmente está cursando esta carrera por placer, y por lo tanto los títulos o las notas son lo de menos.

Otra de las ventajas de la evaluación continuada es que te permite, ligeramente, centrarte más en ciertos países o intereses concretos. Por ejemplo, a menudo se te da la opción de escoger en qué vas a centrar tu trabajo, y normalmente tienes las tres opciones de China, Japón o Corea, pero en otras ocasiones el tema es “algo libre”; en mi caso pude hacer un trabajo sobre Godzilla y otro sobre películas de cine negro en las que aparecían asiáticos (¡estudiar puede ser #TLQM!).

¿A quién le gustará estudiar EAO?

Seguramente la carrera no va a satisfacer al típico otaku que sólo quiere saber cosas sobre Japón, y “ser un experto en Japón”. De manga y anime se habla, pero muy poco, y es posible que todo lo demás te aburra. Pero si tienes un interés algo más profundo por las culturas asiáticas en general, creo que puedes disfrutarlo y mucho. La mayor ventaja de este tipo de estudios es que puedes sacarle el partido que quieras. Si una asignatura no te gusta demasiado, puedes centrarte en sacar adelantes los trabajos y ya está. Pero si alguna te interesa mucho, tendrás a manos muchos recursos para ampliar y profundizar tu aprendizaje (yo he aprovechado muchísimo el acceso a revistas digitales que te da la universidad).

¿Salidas profesionales? Como ya he dicho, en mi caso no estoy esperando sacarme el título para ponerme a buscar trabajo (aunque sí sale algo relacionado sería fantástico, por supuesto), pero la UOC insiste en que la carrera tiene mucho futuro, y en el terreno más económico y empresarial es posible que sea verdad.

¡Deja un comentario si tienes preguntas o dar tu opinión!