Calçotada carnavalera

Saludos cosmonautas,

hace muy poco, nora publicaba en su blog un interesante post en el que nos comentaba las similitudes entre los “calçots”, plato típico de Catalunya, y las cebolletas Shimonita de Japón. Ahí se inició cierta discusión respecto a cual era la salsa que en realidad había que usar para los calçots. Una discusión que Urías acabó trasladando a sus amigos. Pues bien, la discusión de los calçots hizo que a alguien se le encendiera la bombilla… y así se decidió el disfraz.

A la mañana siguiente, después de haber discutido ampliamente como se iba a confeccionar el disfraz, la tropa empezó a comprar todo lo necesario y se pusieron manos a la obra. Después de varias horas, y una pausa para comer, el disfraz estaba listo justo a tiempo para unirse a la fiesta (y este año sí que llegaron, ya que los años anteriores no habían conseguido llegar a la rua a tiempo – lo dicho, siempre a última hora).

Este fue el primer paso en la transformación de Urías…

La cosa acabó así…

Aquí nos reunimos los calçots, y nos enrollamos en papel de periódico, como suele hacerse… Right here you can find a female.

La noche acabó como tenía que acabar… ¡con una calçotada! ¡pero el plato éramos nosotros!

Lo mejor es que en el restaurante éramos los únicos disfrazados… ¡Buen provecho!