Ramen para todos: su compleja preparación

Saludos cosmonautas,

algunos quizá os habréis preguntando que es lo que comemos durante nuestros largos viajes interestelares a bordo de la Arcadia (seguro que no podéis dormir por las noches al no saberlo). Lo cierto es que tenemos una bodega variadita, pero como es lógico, por la influencia de nuestro querido Urías, la dieta asiática está a la orden del día. Y como buen japonófilo/asianófilo que es este chico, hay algo que no podía faltar, un producto que llena nuestras bodegas de forma un tanto preocupante… El Ramen Instantáneo.

Esos clásicos fideos empaquetados de formas variopintas, con un aspecto no del todo apetecible antes de ser cocinados, y siempre acompañados de unos sobres con especias y aceites, y algo más que algunos nunca se han atrevido a probar. Los hay de marisco, de ternera, de cerdo, con curry, con keronense frito… En definitiva, la solución perfecta para todo negado en la cocina, o simplemente personas de costumbres perezosas, y además suele ser baratísimo (puedes encontrar algunos paquetes por menos de 1 euro). Cuantos de estos Cup Noodles habré degustado cuando toda la Arcadia dormía, en la soledad de mi camarote…

Puede ser que esto del ramen instantáneo sea algo nuevo para algunos de nuestros lectores, pero lo cierto es que los números nos están diciendo que es uno de los productos alimentícios de más éxito en el mundo (al menos si hablamos de precocinados), y es que se venden la friolera de 85 Billones al año en todo el mundo (que serían 13 raciones al año por cada persona en el mundo). Como no podía ser de otra manera, los paises asiáticos copan el 75% del consumo de noodles instantáneos (casi un 50% en China).

Para aquellos que aún no han descubierto el fabuloso invento, o que le tienen cierto reparo, la página Instant Ramen ha elaborado un tutorial sobre el complicado proceso de preparación del ramen instantáneo (en 3 complejos pasos), he aquí una foto del proceso de Rychi!:


A partir de aquí, ya no hay excusas… ¡¡¡RAMENIZAOS!!!