Curiosidades: así que quieres aprender japonés…

Saludos cosmonautas,

Habréis notado que hace varios días que en la Arcadia de Urías las cosas están algo paradas, pero lo cierto es que entre bambalinas nos estamos moviendo mucho para preparar nuestra próxima y casi inminente expedición a Japón. Ya hemos contactado con un montón de personas que nos ayudarán en nuestro cometido (¡y algunos de ellos son bloggers muy reputados!) y tenemos prácticamente todo el viaje listo.

Pero como toda expedición a un país lejano, es importante prepararse mínimamente para los encontronazos culturales, y una de las mejores maneras de caer en gracia a los nativos, es hablando el mismo idioma que ellos (o al menos hacerles ver que lo intentamos). Para ello, hemos puesto a Urías a estudiar como un loco, y lleva una semana no haciendo nada más que eso, aprender japonés. Le hemos dado un par de webs que sin duda alguna le ayudarán a aprender, al menos, algunas cosas básicas para desenvolverse en Japón, y que aquí recomendamos a todo cosmonauta que quiera visitar tierras niponas.

En primer lugar tenemos Escucha Japonés, la web de Ale y Ai, (los integrantes de la Game Boy Rock Band Pepino) con unos fantásticos y divertidos vídeos llenas de frases más que útiles:


En segundo lugar tenemos Japoneando, el proyecto de David Esteban/Flapy, que también es una forma entretenida de aprender muchas frases y palabras útiles e imprescindibles.


Pero no corran tanto amigos, antes de empezar a aprender japonés, hay cuatro cosas que nuestros comsmonautas deberían saber. Para ello, os reproducimos a cotninuación un texto muy interesante que hace años corría en inglés por Internet (http://www-unix.oit.umass.edu/~thoureau/japanese.html, aunque ya no funciona), y que un servidor se puso un día a traducir al español (y cabe decir que por la red encontrarán dicha traducción adaptada a otras hablas hispanas, aunque sin dar crédito ninguno ni al original ni a la traducción…).

No os perdáis el texto, porque realmente vale la pena leerlo, sepamos o no japonés, queramos o no aprenderlo. Pero más que seguro que muchos se lo pensarán dos veces después de leerlo:

ASI QUE QUIERES APRENDER JAPONÉS…

Has comido en algunos restaurantes japoneses, visto algún anime, conocido alguien japonés, y tenido una novia japonesa. Y ahora, en una parte de tu pequeño cerebro, piensas que el japonés sería un buen idioma para aprender. ¡Podrías traducir videojuegos! ¡o manga! ¡o incluso anime! Conocer chicas japonesas, ¡impresionar a tus amigos! ¡Quizás vayas a Japón y te conviertas en un dibujante de anime! ¡Síi! ¡Suena como una gran idea!

Así que vas a la biblioteca, te llevas algunos libros con títulos como “Como aprender japonés estudiando cinco segundos al día mientras conduces tu coche de ida y vuelta a la oficina de correos” y “Japonés para completos, totales, y absolutos tontos que no deberían procrear”. Hey, ya aprendiste un par de palabras leyendo manga/viendo anime/en una página de Internet :)). Excitado e impresionado con tus nuevos conocimientos, empiezas a pensar: “Quizás, solo quizás, ¡podría hacer esto para vivir! ¡o buscar un título universitario en japonés! ¿Gran idea, no?

TE EQUIVOCAS.

No importa cuantos animes hayas visto, cuantas novias japonesas hayas tenido o libros hayas leído. No sabes japonés. No solo eso, obtener un título universitario en el idioma maligno no es DIVERTIDO o remotamente sensato. Prisioneros de guerra iraquíes son forzados a estudiar japonés. El término “holocausto” viene de las raíces latinas “holi” y “causm”, que significa “estudiar japonés. Se entiende la idea.

Así que, viendo tantos corderos yendo entusiasmados al matadero, creé esta Guía con CONSEJOS REALES para estudiar japonés. O, realmente, para NO estudiarlo.

Razón uno

Es muy difícil

Esto debería ser obvio.

A pesar de lo que te digan en libros, tutoriales en Internet o tus amigos, el japonés NO es simple, fácil o inclusive con sentido (el vocabulario japonés se determina tirando trozos de sushi a un tablero de dardos con las sílabas pegadas). Los japoneses esparcen este rumor para atraer a tontos Gaijin a sus garras.

No solo no es simple, probablemente sea uno de los idiomas más difíciles que se te puede ocurrir querer aprender. Con TRES escrituras totalmente diferentes (ninguna tiene sentido), multitud de inútiles y confusos niveles de cortesía, y una estructura gramatical completamente demente, el japonés ha destruido el alma de patéticos Gaijin desde su concepción. Veamos algunos de estos elementos mencionados antes así te haces una idea de a lo que me refiero.

El sistema de escritura japonés

El sistema de escritura está divido en tres partes diferentes y completamente dementes: hiragana (“las letras garabateadas”), katakana (“las letras cuadradas”), kanji (“cerca de cuatro millones de personificaciones de tus peores pesadillas”).

El hiragana se usa para escribir palabras japonesas usando sílabas. Está formado por muchos caracteres que son diferentes y que no se parecen entre si de ninguna manera. El hiragana se desarrolló juntando un grupo de japoneses ciegos, sordos y tontos para que dibujaran cosas en pedazos de papel sin tener idea de porque lo hacían. Los dibujos resultantes se llamaron “hiragana”. El príncipe que inventó estos caracteres, Yorimushi (hombre-arbusto-asno hediondo) fue inmediatamente asesinado a mazazos. Pero no te preocupes, porque no usarás hiragana casi nunca en la “vida real”.

El katakana es usado solo para escribir palabras extranjeras en un fuerte y mutilador acento japonés, así no tienes ni idea de lo que estás diciendo aunque esté en inglés (NdeT: y sepas inglés). Sin embargo, si recuerdas una regla simple para el katakana verás que puedes leer japonés muy fácilmente. Cuando encuentres algo escrito en katakana, ¡es una palabra en inglés! (nota: también se usa katakana para palabras extranjeras que no vengan del inglés. Y también sonidos, y palabras japonesas). Todos los caracteres katakana parecen iguales y es imposible, inclusive para los japoneses, notar la diferencia. No te preocupes, porque no usarás katakana casi nunca en la “vida real”.

Los kanji son letras que fueron robadas a los chinos. Cada vez que los japoneses invadían China (que era bastante a menudo) se llevaban algunas letras, así que ahora tienen como tropocientos millones. Cada kanji está compuesto por trazos que deben ser escritos en un orden específico, y tienen un significado específico, como “caballo” o “niña”. No solo eso, sino que se pueden combinar para formar nuevas palabras. Por ejemplo, si combinas los kanji para “pequeño” y “mujer” obtienes la palabra “carburador”. Los kanji también tienen diferente pronunciación dependiendo de la posición en la palabra, su antigüedad y que día sea. Cuando los colonizadores europeos llegaron a Japón por primera vez, los intelectuales japoneses sugirieron que Europa adoptase el japonés escrito como idioma “universal” entendido por todas las partes. Ésta fue la causa de la Segunda Guerra Mundial años más tarde. No te preocupes, porque no usarás kanji casi nunca en la “vida real”, ya que la mayoría de japoneses no leen desde hace mucho tiempo y en la actualidad pasan la mayoría del tiempo jugando a Pokemon.

Niveles de cortesía

Los niveles de cortesía tienen su origen en la antigua tradición japonesa de obediencia absoluta y conformidad, un sistema social de castas, y completo respeto por la autoridad jerárquica arbitraria, que muchas empresas estadounidenses creen que será muy beneficiosa cuando sea aplicada como técnica administrativa. Tienen razón, por supuesto, pero nadie es muy feliz por ello.

Depende de a quien le hables tu nivel de cortesía será muy diferente. La cortesía depende de muchas cosas, como la edad del interlocutor, edad de la persona a la que se habla, hora del día, signo del zodíaco, grupo sanguíneo, sexo, si son Pokemon de agua o de piedra, color de los pantalones, etc. Para un ejemplo de los niveles de cortesía en acción, fíjate en el siguiente ejemplo:

Profesor de japonés: Buenos días, Juan.

Juan: Buenos días.

Compañeros de clase de japonés: (gritos de horror y shock)

A fin de cuentas, comprender los niveles de cortesía está fuera de tu alcance, así que ni lo intentes. Simplemente resígnate a hablar como una niña por el resto de tu vida y reza a Dios para que nadie te pegue una paliza.

Estructura gramatical

El japonés tiene lo que se puede llamar una estructura gramatical “interesante”, pero también se podría llamar “confusa”, “aleatoria”, “falsa” o “maligna”. Para poder comprender esto bien examinemos las diferencias entre la gramática española y la japonesa:

Oración en español:

Juana fue a la escuela

Oración en japonés:

Escuela la Juana a fue Mono Manzana Carburador.

La gramática japonesa no es para gente de corazón débil o de mente lenta. Es más, los japoneses no tienen palabras para “mí”, “ellos”, “él”, “ella”, que cualquiera pueda usar sin ser terriblemente insultante (por ejemplo, la palabra japonesa para “tú”, escrita en kanji, se puede traducir como “espero que un mono te arranque la cara”. Es por eso que la oración “¡Él acaba de matarla!” y “¡Yo acabo de matarla!” suenan exactamente igual. Se supone que debes deducir esto del “contexto”, que es una palabra alemana que significa “estás jodido”.

Razón dos

Los japoneses

Cuando la mayoría de extranjeros piensan en los japoneses, piensan en una persona: educada, respetuosa, complaciente (seguramente también piense: chino). De todos modos es importante aprender donde empieza la verdad y donde terminan nuestros estereotipos occidentales.

Sería irresponsable de mi parte hacer generalizaciones de un grupo tan grande de personas, pero TODOS los japoneses tienen tres características: “hablan” inglés, se visten muy bonito y son bajitos.

El sistema escolar japonés está controlado por el gobierno japonés que, por supuesto, es imparcial (título de un reciente libro de historia japonés: Demonios blancos intentan arrebatarnos nuestra tierra sagrada, pero el poderoso padre-emperador los rechaza con vientos de Dios: La historia de la Segunda Guerra Mundial). Por eso todos los japoneses han tenido el mismo curso de inglés, que consiste en leer “Los cuentos de Canterbury”, mirar algunos episodios de M*A*S*H, y leer el diccionario de inglés de principio a fin. Armados de este extenso conocimiento del inglés, los niños japoneses emergen de la escuela preparados para participar en negocios y asuntos internacionales, exclamando oraciones notables y memorables como “You have no chance to survive make your time” (no tienes oportunidad de sobrevivir gana tu tiempo), y agregando a sus propios productos eslogans en inglés como “Just give this a Paul. It may be the Paul of your life” (Solo dale a esto un Pablo, puede ser el Pablo de tu vida), al lado de una máquina tragaperras.

En segundo lugar, todos los japoneses visten extremadamente bien. Esto coincide con la idea general del orden y aseo japonés. Todo tiene que estar en el lugar correcto para los japoneses o una pequeña sección del lóbulo derecho de su cerebro empieza a tener ataques y empiezan a exhibir comportamiento violento y errático hasta que el desorden es erradicado. Inclusive DOBLAN SU ROPA SUCIA. Estar desaliñado no es tolerado en la sociedad japonesa, y alguien con una pequeña arruga en su camisa, que pensó podía esconder usando un buzo con capucha encima (que posiblemente tiene escrita alguna frase pegadiza en inglés como “Spread Beaver, Violence Jack-Off” (“concha abierta, paja violenta”)), serán golpeados hasta morir con teléfonos móviles.

Por último, los japoneses son todos bajitos. Realmente bajitos. Es como gracioso. Como no quieren dejar que sean altos a los europeos y a los africanos, los japoneses sin ayuda de nadie han puesto de moda zapatos con suelas gigantes, así pueden parecer de altura humana real, cuando en realidad su altura sugiere que están relacionados con los enanos o los hobbits.

La cultura japonesa también es muy “interesante”, lo cual significa “confusa” y en muchos casos “peligrosa”. Su cultura esta basada en el concepto “dentro del grupo/fuera del grupo”, en el que todos los japoneses están “dentro” de un gran grupo, y TU estás “fuera” de ese grupo. Además de este sentido de alienación, Japón produce dibujos, y una amplia variedad de productos consumibles con los cuales te saturan 24 horas al día, siete días a la semana. A los japoneses también les gustan monstruos luchadores que viven en tus pantalones, bañarse con ancianos y suicidarse.

La comida japonesa es lo que alguna gente llama “exótica”, pero la mayoría de la gente la llama “repugnante”, o quizás, en algunas áreas, “basura”. La comida evolucionó en la antigüedad cuando el único ingrediente era el arroz. La gente se harto tanto del arroz, que empezaron a comer cualquier cosa que encontraban desde algas marinas hasta a otra gente. Esto derivó en la creación de maravillosas comidas como el “natto”, que es una especie de judía pero que sabe a ácido de batería, y el “Pocky”, que es un palito con diferentes tipos de cobertura, entre sus sabores están aserrín y fresa.

A pesar de la variedad de comidas, los japoneses han tenido éxito en hacer que cada cosa que coman, hasta las ciruelas, tenga gusto de carne ahumada.

Razón tres

Tus compañeros de clase

Como si aprender japonés no fuera poco, las clases de japonés tienden a atraer la clase de alumno que te hace desear que un enorme cometa choque contra la tierra. Hay algunos tipos básicos de alumnos que siempre te cruzarás en las clases. Entre estos están el Freak Del Anime, el Sabelotodo y el Ciervo Sorprendido En La Carretera.

El Freak Del Anime es el más común, y uno de los más molestos. Generalmente puedes notar un par de señales de alerta que te dejan identificarlo antes de que sea tarde: se pone la misma camiseta de Evangelion todos los días, tiene más de un llavero con motivos de anime, usa gafas, dice frases en japonés que obviamente no entiende (como “¡Sí!¡Nunca te perdonaré!”), se refiere a ti como “-chan”, hace referencias a puntos oscuros de cultura japonesa en clase, y generalmente no aprueba. Debes ser extremadamente cuidadoso para no dejarle oler tu miedo o lástima, porque si lo hace se te pegará y consumirá tu tiempo y paciencia, dejando una cáscara sin vida. Desesperado por compañía humana, te invitará a reuniones, exposiciones de anime, convenciones, y un montón de otras cosas que no te interesan.

El Sabelotodo generalmente tiene una novia o un novio japonés, y debido a esta “fuente interna” en la cultura japonesa, se ha convertido en un experto académico en todo lo que sea japonés, sin siquiera haber leído un libro en toda su vida. Usualmente lo puedes detectar buscando estas señales: tener una sonrisa arrogante, contestar más de su cuota de preguntas, la mayoría de ellas mal, hacen preguntas al profesor sobre varios temas y luego discuten las respuestas (un intercambio típico: alumno: ¿qué quiere decir “ohayô”?, profesor: quiere decir “buenos días”, alumno: mi novia dice que…), estar equivocado, hablar mucho de comida japonesa y estar equivocado, dar respuestas largas e innecesariamente detalladas que están mal y no aprobar.

El Ciervo Sorprendido En La Carretera es un alumno que tomó la clase porque: a) pensó que sería divertido, b)pensó que sería fácil, c) necesitaba un par de créditos para graduarse. Estos últimos tienen una máscara de terror y pánico desde el momento que entran en clase hasta que se van, porque todo lo que pueden oír en su cabeza es el agudo grito que hace su futuro mientras se va por el retrete. Generalmente no aprueban.

Aunque la mayoría de estudiantes de japonés son inteligentes, divertidos y trabajadores, ninguno estará en tu clase.

Conclusión

Si puedes superar la dificultad, sociedad y tus compañeros, encontrarás que el japonés es divertido y gratificante. Nosotros nunca lo sabremos, ya que no hemos llegado tan lejos. Pero estoy seguro de que TU eres diferente.

Nota del autor: Este artículo, aunque tiene algunos datos verdaderos, es una broma y debería ser tomada como tal. En realidad soy licenciado en japonés, aunque lo encontré difícil, amo el japonés y pienso que todos los que quieran aprender deberían probarlo.

Solo tendrías que estar preparado para sufrir mucho dolor.

¡FELIZ APRENDIZAJE!

Versión original del texto en inglés:

http://www-unix.oit.umass.edu/~thoureau/japanese.html