Hoteles Cápsula: Aprovechando el espacio

Saludos cosmonautas,

los humanos tienen, sin duda alguna, muchos defectos. Pero hay que reconocer que se esfuerzan en demostrar lo contrario, y de vez en cuando le maravillan a uno consiguiendo crear cosas geniales y asombrosas, o al menos, como sería el caso de lo que vamos a tratar ahora, una de esas cosas que cuando las ves no puedes dejar de decir: “¿por qué no lo habrá inventado antes?”

Los inventos pueden nacer de dos formas, para dar respuesta a una necesidad existente (y que a veces tiene una solución fácil, pero lo suyo es llegar hasta ella), y otra forma es la de crear cosas nuevas que van a crear nuevas necesidades (como lo fue el Walkman en su momento – ¿era realmente necesario? No. Un buen invento, sin duda). Pensando en la primera forma, nos encontramos que en los paises asiáticos hace mucho tiempo que se pusieron a trabajar en la cuestión del espacio, algo que escasea debido a la proliferación de grandes núcleos urbanos, las densidades de población en Japón o China pueden llegar a ser apabullantes (en Hong Kong viven ya más de 7 millones de habitantes en un espacio que sería solo del doble de lo que es Andorra). Por todo esto, no nos extraña que sea ahí donde más se han desarrollado todos aquellos inventos que buscan el aprovechamiento máximo del espacio. En Japón, uno de los más famosos inventos en esta línea es el de los hoteles cápsula, que algunos los ven como una especie de nichos claustrofóbicos en los que jamás de los jamases pensarían dormir. No cabe duda de que la imagen de unas pequeñas cabinas de dos metros de largo por uno de alto y uno de ancho, apiladas a las unas encimas de las otras, recuerdan más a un cementerio o una colmena que un hotel, pero echad un vistazo al siguiente vídeo en el que Urías nos relata la experiencia (en catalán, pero se puede entender):

Es posible que los hoteles cápsula no funcionen en Barcelona o Madrid, pero hay otra fabulosa idea respecto al aprovechamiento del espacio que creemos sería algo a implementar ya en nuestras calles, que no es otra cosa que los aparcamientos inteligentes, inventos muy extendidos en Japón que no solo sirven para exprimir al máximo el terreno disponible (pudiéndolo dedicar a otras cosas más bonitas que un parking), si no que además ahorran al conductor todo el problema de circular por esos estrechos espacios, subiendo y bajando pisos a la búsqueda de un sitio en el que aparcar. Nos consta que algunos de estos aparcamientos (o parecidos) ya se están instalando en nuestras ciudades, la pregunta es, ¿para cuando en todas partes? Si es que incluso en Japón los tienen ya para bicicletas, como vimos a través del blog de Kirai:

http://www.youtube.com/watch?v=wE4fvwTBtno