Papel y Plástico, un libro 100% #TLQM

Saludos cosmonautas,

ya sabréis a estas alturas que una de las grandes facetas de todo adepto a la religión del #TLQM es la recuperación de antiguos tesoros del pasado, y nosotros lo hemos hecho en un buen número de ocasiones, incluso contando con vuestra participación. Lo que no sabíamos es que desde hace ya un tiempo, alguien se ha dedicado a lo mismo en formato libro. Y además lo hace mucho mejor que nosotros. Señoras y señores, con todos ustedes “Papel y Plástico” de Oscar Lombana, una auténtica joya de libro, tanto por su contenido como por su diseño.

La portada del primer volumen.

Y el segundo.

¿Es “Papel y Plástico” un ensayo acerca del valor de los juguetes? ¿Es una cronología sobre cosas frikis? ¿Es un repaso histórico a TLQM? Podríamos decir que sí a todo, o también que no, y es que este libro no es para nada algo convencional. Es pura imagen, y apenas texto. No dice nada, pero transmite mucho. Así que lo mejor que podemos hacer para explicarlo es enseñaros directamente su contenido…

Podríamos definir “Papel y Plástico” como una especie de catálogo de la infancia de todos aquellos que rodan los 25 años hasta los 40, que reúne un sinfín de cosas que muchos de los de esa generación tuvieron alguna vez entre sus manos, y que algunos pocos aún conservan (¡y gracias a ellos se ha podido hacer el libro!). La edad del Capitán no os la podemos revelar, pero Urías sí que está dentro de esa franja, y cuando tuvo puso las manos en estos libros no los soltó hasta haberlos examinado de arriba a abajo, recordando muchas cosas que habían quedado completamente en el olvido.

También nos daremos cuenta con este libro, que lo de la invasión nipona en el terreno infantil no es nada nuevo, ni tan siquiera es algo de los últimos 20 años, sino que podemos irnos incluso a los setenta para encontrar TLQM nipón. La única diferencia es que antes o no se sabía que era algo que venía de Japón, o simplemente no le importaba a nadie.

En definitiva, “Papel y plástico” es uno de aquellos libros que puede entusiasmar a aquellos que rondan los treinta años (para arriba y para abajo), pero que también puede ser interesante para todos aquellos con alma coleccionista, o simplemente friki, que les gusten las cosas más o menos antiguas, es decir, lo que ahora llamaríamos “retro”. Un auténtico viaje en el tiempo, a través de Todo Lo Que Mola, que cada vez que cogemos no podemos dejar de pensar… “¡joder! ¿por qué no hice yo ese libro?”