Mis 50 mejores cómics

Saludos, cosmonautas.

Cojo el testigo de los posts que realizaron ayer Andrés en Crónicas PSN y Joan Tretze en El Sistema D13, para confeccionar mi lista de los “50 mejores cómics” que he leído. Le pongo el mismo título  que mis colegas para seguir el hilo, pero en realidad mi lista tiene más que ver con aquellos cómics que por un motivo u otro han sido importantes para mí, o me han hecho pasar un buen rato. Es decir, no necesariamente son LOS MEJORES en cuestiones de calidad. Con esto podemos ahorrarnos discusiones absurdas sobre si un cómic es mejor que otro. Aunque lo que sí aceptaré de buen grado, son recomendaciones. Eso SIEMPRE.

Vamos allá con la lista, cuyo orden de aparición es totalmente aleatorio.

Watchmen 1986 - Original 1. Watchmen. Alan Moore & Dave Gibbons (1986-1987)

Empezamos con uno de los cómics más venerados de todos los tiempos. Lo leí hace unos cuantos años y me impactó mucho, tanto por la historia, como por el dibujo, y ese estilo tan particular de distribución de viñetas. No quiero caer en bonitas frases del estilo “gracias a “Watchmen”, leer cómics de superhéroes ya no es cosa de niños”, pero algo de razón hay en esa afirmación, y es que gracias a trabajos como este se ha respetado más el medio. Por cierto, que nadie me venga con monsergas de que “Watchmen” es una novela gráfica. Fijaros en la fecha de publicación… ¡Oh! Resulta que se publicó por entregas, como los comic-books de toda la vida.

Bola_de_Drac_vol._12. Dragon Ball. Akira Toriyama (1984-1995)

¿Qué habría sido de mí sin Dragon Ball? Forma parte de mi ADN, es el Big Bang del manga en nuestro país. Y a día de hoy no ha perdido nada, la primera parte me sigue pareciendo algo espectacular. No por nada le dedicamos un documental.

3. I am a Hero. Hanazawa Kengo (2009-sigue publicándose)

Se acaba de publicar aquí, pero cuando tuve la ocasión me leí 9 tomos del tirón. Me atrapó como pocos lo han hecho, ya sea por lo divertido que es el inútil de protagonista, como por esas secuencias cinematográficas de puro espectáculo gráfico (le dedicamos este post, haz click).

4. Adolf. Tezuka Osamu (1983-1985)

Una de las obras maestras de Tezuka, el Dios del Manga. Seas lector de manga o no, creo que es algo que cualquier aficionado al cómic debería leer. Se podría decir, por su calidad y temáticas, que es el “Maus” japonés. (Quieres más manga de Tezuka, haz click.)

nextworld5. Next World. Tezuka Osamu (1951)

Otro de Tezuka, seguramente mucho menos conocido. Se trata de los primeros manga de Ciencia Ficción que hizo, y para mí el más completo de los que se han publicado aquí. Si empiezas por “Shintakarajima”, sigues con “The Lost World” y luego “Metropolis”, creo que “Next World” es donde Tezuka ha evolucionado más y se sale. Dicen que gracias a este manga se empezó a cultivar la Ciencia Ficción en el manga. Además de todo esto, es un tocho considerable, y los tochos buenos molan.

6. Una vida errante. Tatsumi Yoshihiro (1995-2009)

Creo que leer a Tatsumi fue una revelación para mí. No solo disfruté de una autobiografía que es pura historia del manga, sinó que además descubrí el “gekiga”, el manga dirigido a adultos, y lo que significó para la industria del manga. Una de esas obras que te enseña a amar el manga, i el cómic en general, y que en mi caso diría que me hizo “madurar” un poco más mis preferencias como lector. (Aquí mi post sobre este manga.)

7. Entender el cómic. Scott McCloud (1995)entenderelcomic

Me lo compré con el título “Como se hace un cómic” (años después lo cambiaron a “Entender el cómic”), y no puedo negar que lo que buscaba era un manual que me enseñase a hacer mejores cómics (en esa época iba muy en serio con el tema). La sorpresa fue que esta obra tiene más de ensayo que de manual. Es una de las obras más interesantes que he podido leer sobre el arte de hacer cómics, y fue toda una revelación en su momento. No solo lo que explica es interesante, sinó que lo cuenta de una forma amena. Si vas en serio en esto de leer cómics o hacerlos, creo que (me subo al púlpito de gurú) “Entender los cómics” SÍ es de OBLIGADA lectura (y me bajo).

8. Pyongyang. Guy Delisle (2003)

Fue uno de los primeros posts que hice sobre cómics en la Arcadia, por no decir que fue el primero. Aunque leí primero “Shenzen”, fue “Pyongyang” el cómic que me acabó convenciendo que acaba de descubrir un gran autor. Lo que cuenta es impresionante, pero también lo es su forma de contarlo (mi post viejuno, aquí).

topten9. Top 10. Alan Moore & Gene Ha (1999-2001)

No es “Watchmen”, pero Alan Moore volvió a convencerme con otro cómic de superhéroes. De hecho, aún sigo llorando porqué lo dejó a medias, y otros autores se han encargado del título desde entonces, sin acercarse ni por asomo al nivel de esos primeros números. Este cómic respira amor por el medio, y amor por los superhéroes. Nos cuenta la historia de una comissaría de polícia, al más puro estilo “Canción triste de Hill Street”, cuyos miembros son superhéroes… en una ciudad de superhéroes. Hay historias increíbles, como solo Alan Moore podía hacerlas.

atari-force110. Atari Force (vol.2). Gerry Conway & Roy Thomas (1984-1985)

Durante mi infancia solo pude leer los cinco primeros números, pero alucinaba. Eran un cómic raro, porque no eran los personajes de Marvel o DC de toda la vida, pero tenían algo especial. Confieso que Dart me hacía tilín. Años después pude leer finalmente la colección entera, y no me decepcionó. (Le dediqué un post.)

11. Hokusai. Ishinomori Shôtarô (1987)

Probablemente uno de los manga más redondos de Ishinomori, el Rey del Manga, y autor con el récord Guinness de páginas dibujadas. Quizás sea más famoso por ser el creador de Kamen Rider y los Rangers, pero su carrera como mangaka iba mucho más allá, como demuestra “Hokusai”. (Hablamos del autor y el manga antes).

20th century boys12. 20th Century Boys. Urasawa Naoki (1999-2006)

Creo que es una de las mejores obras de Urasawa, y de lo mejor en manga Seinen de los últimos años. Una historia fantástica, de esas que te involucran, con unos personajes carismáticos que se hacen querer, y encima adornado con el fantástico dibujo de un Urasawa ya evolucionado respecto a “Yawara”. Otro de sus puntos fuertes es que es un manga finito que no se ha alargado innecesariamente. Es uno de esos manga que siempre recomiendo leer. (Os hablamos un poquito de este manga, hace mucho tiempo.)

13. Fills dels 80. La generació bombolla. Aleix Saló (2009)

Sí, aquí me puedo poner en plan postureo y decir que yo conocí a Aleix Saló antes de que fuera famoso. Fue una de esas compras sin pensar del Saló del Còmic de Barcelona, y menudo acierto. Me lo leí en nada, y no pude parar de reír y reconocerle al autor como lo había clavado con su retrato de la generación que nacimos y crecimos en los 80. A partir de este cómic le hice una de mis Entrevistas Pirata más vistas (o la más vista). Y después ya vinieron los vídeos de Ratzinger Z, Españistán y toda la mandanga. Y me alegro.

14. Reproducción por mitosis. Kago Shintaro (2004)mitosis

Menudo descubrimiento. El más reciente, y de lo más espectacular e interesante que he visto en mucho tiempo. Todo el mundo habla de lo escatológico y salvaje que es, y como llega a repugnar, pero aparte de lo escabroso, la capacidad de experimentación con el medio de Kago es fenomenal (y encima tiene sentido del humor). “Fraction” también podría haber aparecido en la lista. (Conocí al autor, y le dediqué una columna en Zona Negativa.)

15. Fan Letal/Fan con Nata. Cels Piñol

Considero que estas tiras cómicas tuvieron un impacto enorme en como desarrollé mi afición por los cómics. En algunas tiras te veías reflejado, y en otras encontrabas una especie de manual de como ser un auténtico FAN. No puedo contar las veces que lo he releído.

Fanhunter1thumb16. La saga Fanhunter. Cels Piñol (1989-y sigue)

La saga entera, sí. Una vez más, Cels te tocaba el corazón de fan. Sus contínuas referencias a películas, cómics y tantas otras cosas te hacían cómplice, y a la vez, te llevaban a descubrir más material indispensable. Y sigue haciéndolo. Ridli, DD, Konstantin, Alejo, y tantos otros personajes míticos, que crearon una nueva cosmogonía, gracias al crisol de influencias que es la cabeza de Cels. Y lo de que Cels no sabe dibujar, ya es historia, pocas veces hemos visto un autor evolucionar tanto. (Aquí tienes la cronología de Fanhunter explicada por Cels, y si buscas “Cels Piñol” en el buscador, encontrarás muchas otras cosas interesantes.)

17. Oda a Kirihito. Tezuka Osamu (1970-1971)

Aunque Tezuka renegaba y se cabreaba con los autores de gekiga como Tatsumi, acabó claudicando y también acabó haciendo manga de temática adulta. Aparte de “Adolf”, “Buda” y “Fénix”, que son seguramente sus obras “maduras” más famosas, “Oda a Kirihito” me ha parecido siempre una obra fantástic0 en muchos aspectos, y demasiado ignorada. La compleja trama y la espectacular narrativa visual hacen de ella una obra muy recomendable, si no fuese porque está descatalogada… (hablé de ella aquí).

18. Bakuman. Ôba & Obata (2008-2012)Bakuman

He esperado la publicación de cada nuevo tomo con devoción. Al principio lo devoraba en horas, y ahora procuro degustarlo poco a poco. Es impresionate como una obra tan didáctica, e incluso diría técnica, sobre como se crean y publican los manga de la Shônen Jump, pueda tener un ritmo tan trepidante. Estoy esperando ver lo próximo que hace este dúo. Lo petaron con “Death Note”, y con “Bakuman” han hecho un trabajo que será recordado.

19.  Devilman. Nagai Gô

Sí, aquí cuando se habla de Gô Nagai siempre es para hacer referencia a Mazinger Z, pero más allá de mitos televisivos de la infancia, creo que si hablamos de sus manga, es mucho más interesante “Devilman”. Provocador, salvaje, sexy y terrorífico a la vez, uno de esos manga que he devorado en horas. Todo el mundo tiene camisetas de Mazinger Z… yo tengo una de Devilman. (Y hablamos de este manga aquí.)

regresodelcaballerooscuro

20. El Regreso del Caballero Oscuro. Frank Miller (1986)

Otro de obligada presencia. Una fabulosa historia crepuscular de Batman. Me había pasado la vida viendo anuncios de esta obra en mis cómics de grapa, pero tardé varios años en ponerle las manos encima, y creo que agradezco haberla leído con cierta edad. Tela con los años ochenta.

21. The Ultimates. Mark Millar & Bryan Hitch (2002-2004)

Siempre he sido más de los X-Men que de Los Vengadores, y aunque he disfrutado mucho de algunas de sus sagas, la historia más espectacular que he leído es la de esta re-interpretación del mito. Marvel siempre fue más allá del tópico del superhéroe plano, pero con “The Ultimates” casi traspasan la frontera entre héroe y anti-héroe. Hitch se sale también. Y sí, la peli le debe mucho a este cómic.

22. Marvels. Kurt Bussiek & Alex Ross (1994)

Aluciné. Así de claro. Conocí a Alex Ross con este cómic y me impresionó. Ese cambio de perspectiva desde la que se cuenta la historia, ese aspecto mítico y épico de los superhéroes, una nostalgia bien llevada.

23. Fuerza X / X-Statix. Peter Milligan & Mike Allred (2001-2004)  XForce

Si “The Ultimates” era una vuelta de tuerca más dentro del mundo Marvel, lo que Milligan y Allred hicieron con estos X-Force fue salirse de rosca y golpearte con el tornillo en la cara. Un dibujo como nunca antes se había visto en los cómics de superhéroes, y una perversión absoluta de su figura. Provocador a tope. Por desgracia solo ha sobrevivido Doop. No quiero spoilear, pero el inicio es espectacular.

secretwars24. Secret Wars. Jim Shooter & Mike Zeck & Bob Layton (1984-1985)

Antes que el cómic, tuve los muñecos. De hecho, el cómic tardé muchos años en poder comprarlo. Fui a una tienda de cómics recién inaugurada en Mataró (Pipa Cómics), donde tenían algunos cajones con cómics de segunda mano. Ahí encontré toda la colección de Secret Wars. Flipé. Me lo llevé al mostrador, y el chico me dijo: “no sé qué cobrarte… estos son míos, los había puesto para rellenar”. Pero la pela es la pela, y me los vendió mucho más baratos de lo que sería habitual. Soy muy fan de este crossover, para mí fue una manera de conocer a personajes que no leía habitualmente, y ojo, que aparece por primera vez el traje negro de Spiderman, y eso ya lo hace interesante.

25. Gamma, el Hombre de Hierro. Yamamoto Yasuhito (1992-1995)gamma

Me hecho muy pesado con este manga, pero en los noventa fue uno de esos pocos que me abrió los ojos a la variedad de temáticas y estilos de dibujo que podía tener un manga. Creo que fue uno de los mangas más importantes a la hora de despertar ese interés por Japón, pero también por los manga “diferentes”. Una pena que se cancelara y nadie haya querido recuperarlo. Mi post al respecto. ¡QUE VUELVA GAMMA!

26. Astèrix y La Residencia de los Dioses. Goscinny & Uderzo (1971)

Podría poner muchos de Astérix, el de Cleopatra, el de Bretaña, o la Vuelta a la Galia, pero al final me decanto por este por ese elenco de secundarios romanos que aparecen y que me hacían reír mucho, y pensar en los “pixapins” de Barcelona. Pero da igual, Astérix es genial en toda su etapa del dúo Goscinny & Uderzo… después Uderzo aguantó el tipo unos pocos álbumes… y el final… ains.

tintin27. Tintin El Secreto del Unicornio / El tesoro de Rackham el Rojo. Hergé (1942-1944)

Podría repetir lo que acabo de decir de Astérix con Tintín. Tenía la colección entera, aunque en realidad era y sigue siendo de mi padre. He escogido estos dos que se pueden contar como uno, y que son los que más se utilizaron para la peli de Spielberg. Me encanta el misterio, la historia de piratas, el submarino, y el descubrimiento de Haddock. Aunque parece que lo más normal sea al revés, de pequeño leía un poco más de Tintín que de Astérix. Lo que aún me cuesta creer, es que Tintín se dibujase incluso antes de la IIa Guerra Mundial, Hergé era un avanzado a su tiempo (al menos en cuanto a su dibujo, que no tanto en cuanto a sus formas de ver el mundo.)

28.Odio. Peter Bagge (1990-1998)odio

Aunque siempre que podía rapiñaba algún El Víbora de mi tío, no se podría decir que haya sido un gran lector de cómic underground o “comix”, quizás porque su temática me quedaba algo lejana. Pero en plena época grunge, con mis greñas y ropa militar, un cómic como “Odio” me llamaba a gritos. Un retrato de la famosa “generación X”, la de Kurt Cobain, la de Seattle como capital del Rock de los noventa. Una crítica ácida y mordaz de todo, referencias musicales por todas partes, y unos personajes locos pero encantadores. Para mí, Buddy Bradley es todo un icono, y siempre he pensado que teníamos mucho en común; tengo un original dedicado de Bagge enmarcado. Y aunque ahora parece que ha perdido algo de fuelle, este autor tiene muchas otras obras interesantes, como todo lo recopilado en “Mundo Idiota”. (De “Odio” hice una videoreseña.)

29. The Walking Dead. Robert Kirkman & Charlie Adlard & Tony Moore (2003-sigue)

Kirkman me atrapó sin siquiera haber empezado a leer el cómic, gracias al prólogo en el que hacía toda una declaración de intenciones. No quería que este cómic fuese una historia más sobre zombies en la que solo se cuenta una parte de la historia, y que te deja pensando en qué suerte correrán sus personajes en el futuro. Con “The Walking Dead” quería una historia en la que podrías ver a los personajes crecer de verdad, hacerse mayores, y pasar por lo inimaginable. Y de momento, ha cumplido muy bien con su cometido. La historia sigue adelante, ha pasado de todo, y nos ha dejado con la boca abierta. Que dure.

30 .Tekkon Kinkreet. Matsumoto Taiyô (1993-1994)

Un manga que ha tardado casi 20 años en publicarse aquí, pero ha valido la pena. De hecho, tanto por su historia como por su dibujo, cualquiera diría que es un manga actual. Bueno, cualquiera que no tenga los prejuicios de la “estética manga” tan manidos en la cabeza. Hay que reconocerlo, es un manga raro de cojones, pero es fascinante se mire por donde se mire.

videogirlai31. Video Girl Ai. Katsura Masakazu (1989-1992)

Durante meses vi desfilar las portadas de este manga por una librería, y no le hacía caso alguno. Tenía aspecto de ser un cómic para chicas, y no me atrevía a dar el paso. Cuando ya se habían publicado más de 20 números, finalmente claudiqué y compré el número 1. Pocos meses después, y aprovechando un Saló del Còmic en la Estació de França, me hice con todos los que me faltaban. Fue uno de esos manga que me marcó. No solo por su emocionante historia, de lagrimita pura, sino por un dibujo espectacular (ya lo sabéis, Katsura es el mejor dibujante de braguitas que existe). Fue uno de esos cómics que no quieres que termine, quieres seguir conviviendo con esos personajes. Y la verdad, si lo pienso, hasta los echo de menos.

32. Kick-Ass. Mark Millar & John Romita Jr. (2008-2010)

Creo que Mark Millar me tiene cogido el número, porque ya es el segundo cómic suyo que nombro aquí. Respecto a John Romita Jr., creo que en Kick-Ass es donde más ha brillado (tengo una extraña relación amor-odio con su estilo, que cambia depende del día). “Kick-Ass” es otra de esas historias que te toca la fibra porque su punto de partida lo puede suscribir cualquiera que haya leído cómics de superhéroes de pequeño. Y que después se convierta en una orgía de sangre y violencia, es otro punto a favor. La peli es buena, pero el cómic es la pera.

 33. Superlópez: Los alienígenasJan (1980)superlopez

Aquí también ha sido difícil escoger, así que he escogido dos. El primero, uno de los más recordados por todos los fans de Superlópez, y somos muchos los que pensamos que es de lo mejor que se ha editado en nuestro país… en toda la historia. Aquí nos encontramos con algunos de los gags y las frases más celebres de la saga, “¡xonxo! “¡eres un galimatías!”, la locura del General Sintacha, la relación entre los alienígenas, Superlópez liándose a hostias contra una estufa de butano (la portada es simplemente genial).

34. Superlópez: La Gran Superproducción. Jan (1984)

Quizás no es tan respetado como otros, pero este tebeo me encantaba de pequeño, y encima lo perdí, con lo cual lo convirtió en aún más mítico para mí. También tiene una de los mejores running gags de la saga (“¿qué es una script girl?”), y esa mezcla de glamour, tontería hollywoodiense y Conán el Bárbaro, me parece un cóctel fantástico.

35. Benet Tallaferro “Els dotze treballs de Benet Tallaferro”. Peyo (1989)benettallaferro

Aunque Peyo es más famoso por los Pitufos o Johan y Pirluit, a mi me enganchó de verdad con el personaje de Benet Tallaferro (así se llamaba en catalán). El de los doce trabajos fue el primero que leí, y aunque esto de las doce pruebas sea algo muy manido (lo ha hecho Hércules, e incluso Astérix en el cine), es una fórmula que funciona muy bien, ya que se pueden presentar una gran variedad de pequeñas historias que te enganchan. Una vez leído este, mi padre no tardó en ir comprando poco a poco todos los que se iban publicando… ¡porque él también se los leía!

36. Mondo Lirondo: The Ultimate Collection. La Penya (Varios autores) (1993-1997)

Fue uno de los fanzines más importantes de los 90. Yo solo había comprado un número en algún Saló del Còmic, y no dudé un segundo en comprarme el tomo recopilatorio que sacaron a modo de despedida. Me sorprendió la mezcla de historias con toques eróticos, crueles y, en definitiva, adultas, protagonizados por personajes que parecen sacados de dibujos animados infantiles. El dibujo era fenomenal, las tiras cómicas fabulosas, y algunos de los personajes sublimes (adoro Jack la Piedra y Jeremías, ese pez destroyer).

Ashita_no_Joe++b04-06-2010_3837. Ashita no Joe. Kajiwara Ikki & Chiba Tetsuya (1968-1973)

Este manga marcó a los japoneses como pocos manga lo han hecho en toda la historia (algo que ya os expliqué en un post). Pero para mí, ha sido uno de esos descubrimientos relativamente recentes con los que más he disfrutado. Para muchos su estilo de dibujo habrá quedado algo anticuado, pero tengo una especie de “falsa nostalgia” que hace que me atraigan este tipo de mangas. Pero aquí hay una gran historia, la de Joe y toda su troupe, con mucho humor y muchas lágrimas.

38. Shin-chan. Usui Yoshito (1990-2010)

En los fanzines de la época nadie se esperaba que un manga como este (que en realidad empezó como tira cómica) pudiese llegar a publicarse aquí. Y se hizo en julio de 1996, en una formato propio de las tiras cómicas. Seguramente fui de las pocas personas que compró esos tres tomos, porque por lo general no se le hizo puto caso y se canceló. Luego llegaría el anime y todo cambió, pero yo me quedé con esa primera impresión, de estar leyendo algo diferente. El dibujo era horrible, pero la mala leche y el morro de ese niño, mucho más acusado en el cómic que en la televisión, me parecía increíble. Esos tres tomos aún consiguen hacerme reír.

39. La leyenda de Madre Sarah. Otomo Katsuhiro & Nagayasu Takumi (1996)la leyenda de madre sarah

Tengo que reconocer que soy más del anime de “Akira” que del cómic, más que nada porque lo que de verdad me impresionó fue ese anime (el manga vino mucho después para mí). Pero si algunos creen que Otomo es solo la paranoia de “Akira” o “Pesadillas”, a ver qué les parece esta historia post-apocalíptica, con un estilo que parece un cruce entre Mad Max, El Puño de la Estrella del Norte y alguna peli en la que los nazis ganaron la guerra. A todo esto, hay que sumarle que la protagonista es una mujer… pero no la típica jovencita loca y de armas tomar, sino una madre que busca a sus hijos. Grande. En este manga encontré momentos de auténtica piel de gallina, y creo que se habla demasiado poco de él.

40. Oyasumi Pun Pun. Asano Inio (2007-sigue)

No hace mucho dediqué un post a este impresionante mangaka, Inio Asano. Y “Oyasumi pun pun” es una de sus obras más raras pero a la vez más interesantes que ha ofrecido hasta el momento. Devoré varios tomos en pocas horas, alucinando con esas viñetas espectaculares que se saca de la manga (huhu), con la paranoia que supone que un pollito mal dibujado sea el protagonista, y que nadie diga nada sobre el hecho de que sea un jodido pollito. Es una locura, pero con gran ternura.

41. Aula a la deriva. Umezz Kazuo (1972-1974)

Soy uno de los 500 que compró este manga. Poco después, la editorial Món Ponent anunciaba que dejaba de lado su línea manga (Taniguchi aparte). Fueron días tristes en lo que respecta a la publicación de manga “no shônen”, aunque por suerte parece que ha mejorado el asunto. Estética setentera, y una historia sorprendente y cruda, muy cruda. Es lo único que nos ha llegado de este mítico autor (nuestra reseña).

camelot300042. Camelot 3000. Mike W. Barr & Brian Bolland

Como contaba en el post que le dediqué, estuve durante muchos años viendo los anuncios de esta obra en los cómics de grapa de DC, pero jamás me topé con un ejemplar (por entonces no había librerías especializadas, y lo que pillabas era una lotería). 20 años después pude sacarme la espinita y comprar el recopilatorio. Y aunque mis expectativas eran muy grandes, no me decepcionó en absoluto. De hecho, me pareció algo tremendamente original, y con un dibujo espectacular (del mismo autor que “La broma asesina”, otro grande). Me gustan esas vueltas de tuerca que le dan a historias míticas, y aquí es para sacarse el sombrero lo que llegan a hacer (rollos lésbicos, samurais en la corte del Rey Arturo…).

43. Cronicas PSN. Andrés Palomino (2008-sigue)

Gracias a Andrés descubrí los webcómics. No es que no hubiese leído ninguno antes, pero fue el primero que empecé a leer con una fidelidad religiosa. Tenía algo que me recordaba a lo que había vivido con las tiras de Cels Piñol, y eso me enganchó en seguida. Al final, Andrés ha sido una de las dos personas que más me ha animado para iniciarme yo mismo en el webcómic, y retomar el dibujo después de 15 años. Le dediqué un post y una Entrevista Pirata.

44. El Sistema D13. Joan Fuentes (2009-sigue)

Si Andrés fue el primero, en seguida vino Joan, que también ha sido uno de mis grandes maestros y consejeros a la hora de crear mi propio webcómic. También empecé a leerlo religiosamente y me lo tragué todo desde la primera tira. Aprendí mucho gracias a sus tiras metacomiqueras (muy McCloud algunas veces), y también despertó de nuevo mi curiosidad por los juegos de rol. También le dediqué post… ahora faltará una Entrevista Pirata… ¡cuando salga en papel!

massagran45. Aventures extraordinàries d’en Massagran. Madorell (1981)

Algunos dicen que es una mala copia de Tintín, y puede que sea verdad, ambos cómics son muy racistas y tienen un espíritu colonialista imperialista que ahora da un poco de asquito. Pero se podría decir que fue el Astérix o el Tintín catalán, y en mi casa era tradición comprar cada nuevo álbum que aparecía. Los releía una y otra vez. Así que, aunque puede que no aguante una relectura, hizo mucho a la hora de fomentar la lectura y mi pasión por los cómics. Solo por eso, creo que merece estar en mi lista. Y además, hay poco cómic catalán por aquí.

46. Lo peor de Vázquez. by Vázquez (2010)

Hace muchos años llegó a mis manos un ejemplar de “Más gente peligrosa”, un recopilatorio de historias del Vázquez más adulto. El mismo de las Hermanas Gilda, Anacleto y La Familia Cebolleta, que tantas veces había leído, también hacía cómics con mucha mala leche, sobre temas “serios”. Me encantó, y cuando apareció el recopilatorio, corrí a hacerme con él. Fue uno de los grandes autores que hemos tenido en este país, además de un personaje carismático. Leer Zipi y Zape o Mortadelo era una cosa, pero leer las historias del Tío Vázquez, era otra.

Predicador47. Predicador. Garth Ennis & Steve Dillon & Glenn Fabry (1995-2000)

No recuerdo muy bien como descubrí “Predicador”, quizás lo leería en alguna parte, pero sí recuerdo esas portadas, y como llamaron mi atención. Si no recuerdo mal, me compré un tomo recopilatorio, pero no era el primero así que me estaba perdiendo algo. Busqué desesperadamente, y aunque me costó lo suyo, lo encontré. Ya podía a empezar a leer esta espectacular historia, en todos los niveles, desde el principio. La premisa no podía ser más atractiva, un predicador nada ortodoxo, inicia un viaje para encontrar a Dios y decirle cuatro cosas bien dichas. Un viaje con espíritu western, con tintes muy Tarantino, vampiros, cultos raros, y poderes divinos. ¿Qué más se puede pedir?

superman48. La muerte de Superman. Varios autores (1993)

Tanto por sus películas como por sus cómics, de los primeros que tengo recuerdos de hojear (ni siquiera leer, porque apenas sabía), Superman ha sido siempre un personaje muy querido para mí (el postureo anti-Superman no es lo mío). La muerte de Superman me pilló con 13 años, cuando ya había empezado a leer cómics de forma seria. Y me impresionó, por supuesto, que un personaje eterno como Superman pudiese morir. Las escenas finales, con Lois Lane sujetando el cuerpo de Kal-el, me emocionaron.

49. X-Men (Saga Fénix Oscura). Chris Claremont & John Byrne (1980)sagafenixoscura

Para muchos, yo entre ellos, es sin duda una de las grandes sagas de los X-Men. Una historia épica y dramática como pocas, con dos cracks como dibujante y guionista. Fue uno de esos momentos históricos dentro del Universo Marvel, que sentaron las bases para muchos eventos posteriores. Si los X-Men eran en esa época una cabecera de segunda, con sagas como esta, queda claro porqué acabaron dominando el cotarro durante tanto tiempo.

50. Astonishing X-Men (1-24). Joss Whedon & John Cassaday

Una recomendación del gran Marvel Zombie que es Àlex Santaló, y que me costó sus dineritos porque son 4 tomos de Marvel Deluxe (tapa dura). Pero fueron euros bien gastados. Primero aluciné con el dibujo de Cassaday, cuya habilidad le permite hacer dibujos muy realistas, pero a la vez darle dinamismo, movimiento. Tiene un estilo muy cinematográfico que, hasta cierto punto, recuerda la forma de narrar de un manga (salvando las distancias). Pero es que además, tenemos al gran Whedon escribiendo los guiones, y eso se nota.

Ahora puedes leer Mis 25 Mejores Libros, o mi guía de introducción al manga.