Hyôryû Kyôshitsu (Aula a la deriva)

Saludos cosmonautas,

hace nada llegó a nuestros oídos (o mejor dicho, a nuestros ojos), una llamada de socorro de Ponent Mon, una editorial que se ha especializado entre otras cosas en editar manga más adulto, o incluso podríamos decir más alternativo. Aquí va el comunicado (via Ramen Para Dos):

“Como todos sabemos nos encontramos en plena crisis. Nuestra labor durante estos años nos ha permitido publicar grandes obras de autores de la talla de Jiro Taniguchi, Aurelia Aurita, Emmanuel Guibert o Étienne Davodeau. Creemos que podemos continuar con nuestra línea editorial, pero para ello necesitamos la ayuda de vosotros: los lectores.

Sólo te pedimos que te acerques a tu librería habitual y compres cualquiera de los títulos de Ponent Mon o, si lo prefieres, puedes comprarlos en nuestra web. Tienes la oportunidad de ayudarnos adquiriendo ese libro que tanto has postergado o haciendo un presente muy especial al regalar aquel cómic que te entusiasmó. Tu ayuda nos permitirá publicar Cerebus de Dave Sim, más títulos del maestro Jiro Taniguchi y otros libros que estamos seguros que serán de tu agrado.

Aprovechamos para anunciar que Barrio lejano (versión integral) y El sueño de Meteor Slim se retrasarán hasta la tercera semana de noviembre. A comienzos de diciembre podremos disfrutar de Un zoo en invierno, la autobiografía de Jiro Taniguchi. Cerebus queda emplazada para principios de 2010.

Saludos de Ponent Mon”

Es bien cierto que las crisis suelen cebarse de forma más dramática con aquellos más modestos (y es algo que ya vivimos en nuestras propias carnes hace un tiempo), pero es que si aparte de ser una editorial pequeña encima editas manga que no incluye a superhéroes fantásticos, romances pastel, u otros reclamos para el público más teen, lo tienes crudo. De hecho, ya hemos contado un par de obras canceladas por Ponent Mon por ahora como “Ebichu” o “Survival”, y éste último la verdad es que en la Arcadia nos gustó bastante (por eso de los argumentos postapocalípticos), pero nos hemos tenido que conformar con solo un tomo… ¡Pero ojo! La alarma saltó también cuando se rumoreó que “Aula a la deriva” podría ser cancelada, y es que parece ser que SOMOS solo 500 los que hemos comprado sus últimos números (¡500! – aunque afortunadamente acaban de asegurar la continuidad de su publicación a pesar de ello… ¡uff!). Así que, para apoyar a una de las pocas editoriales que están apostando por un manga distinto a lo habitual, hemos querido hacer esta entrada sobre “Aula a la deriva”, ¡empezamos!

aula-a-la-deriva

“Aula a la deriva” es obra de un mangaka ya clásico dentro del género del terror, y esta es sin duda una de sus obras más populares. Editada en los años 70, narra la historia de la escuela de primaria Yamato, que un día desaparece por completo con alumnos incluídos. Profesores y alumnos descubren entonces que han aparecido enmedio de un extraño desierto, con un ambiente hóstil y tenebroso. El pánico se extiende incluso entre los profesores ante las pocas expectativas de sobrevivir al extraño suceso. Sin comida, sin agua, y sin saber donde demonios se encuentran, empieza una especie de “Señor de las moscas” a la nipona, en la que los niños tienen que arreglárselas para sobrevivir en ese extraño mundo, con múltiples amenazas tanto fuera como dentro del colegio. Lo que hoy en diría se llamaría un Survival Horror si esto fuera un videojuego. Aunque habría mucho que contar sobre el argumento, no queremos desvelaros nada más porque “Aula a la deriva” tiene un montón de sorpresas que vale la pena descubrir y que pueden dejaros la boca así de abierta…

Aula a la deriva

El protagonista de “Aula a la deriva”  lo flipa a menudo.

De hecho, se podría decir que algunos de los recursos narrativos que utiliza y varias de las sorpresas que nos depara el autor son propias de los giros argumentales de “Lost” (salvando las distancias), y es que a menudo tiene uno esa misma sensación de “¿qué coj*** está pasando?” que tanto nos gusta. Si bien es cierto que la forma de narrar la historia, con un ritmo frenético que te hace pasar las páginas a gran velocidad, puede parecer algo anticuada (como cuando uno se lee hoy en día uno de los X-men de los 60), para nosotros tiene una gran fuerza tanto visual como narrativa, ya sea por su falta de reparos en mostrar de forma directa y sin tapujos las muertes de los alumnos, o las atrocidades que cometen algunos, como por un estilo clásico de dibujo que a menudo se compara con el de Tezuka (pero amigos, Kazuo Umezz poco tiene de Disney, y sabe muy bien como crear atmósferas y escenas lúgubres y terroríficas).

Se ha dicho ya varias veces de esta obra que precisamente por su estilo setentero le sería muy difícil captar un buen número de público (y siendo solo 500 los que lo compramos, está claro que así es), pero nosotros seguimos pensando que es una obra fabulosa, que su dibujo es excelente aunque sea de otra época (¿acaso el arte tiene que ser todo actual?, desde luego que no), y que su cruda historia pone los pelos de punta como pocos consiguen. Así que dejaros de manías, prejuicios baratos y mandangas, “Aula a la deriva” es una gran obra que vale mucho la pena conocer. Y si después de leer esto no estáis pensando ya en ir a buscar los 4 tomos que se han publicado hasta el momento, es que no nos hemos expresado suficientemente bien. Así que solo os diré que busquéis el primero, y estamos seguros que iréis a por el segundo.

DSCN1170

A los pequeñajos de Arcadia Superhero Time también les gusta “Aula a la deriva”. ¡Y ellos molan!

Pero esto no se acaba aquí hoy, y es que hace poco descubrimos que “Aula a la deriva” se transformó un tiempo después en una película y luego en un dorama, para más información al respecto os recomendamos la reseña de Ramen Para Dos, pero nosotros os queremos mostrar un vídeo (pero os advertimos que no es muy fiel a la obra original, de hecho parece una peli para niños más que una peli de terror, solo para empezar salen americanos…):

Por cierto, si queréis otra razón para comprar manga de Ponent Mon, que sepáis que Micko, uno de nuestros entrevistados para nuestro proyecto Crónicas desde Cipango, ha traducido muchas de sus obras.