Homenaje a Yoshito Usui (1958-2009), autor de Shin Chan

Saludos cosmonautas,

A estas alturas muchos ya debéis saber lo que ayer se confirmaba, que el cuerpo sin vida hallado en el Monte Arafune (Japón) era el de Yoshito Usui, el creador de Crayon Shin-Chan. Una noticia, la de su desaparición, que nos dejó atónitos, y que ha tenido a muchos en vilo durante la semana que ha transcurrido sin noticias del dibujante.

Ya que la Arcadia es para nosotros un pequeño templo de las a menudo mal llamadas subculturas, no podíamos dejar de hacer nuestro pequeño homenaje a un mangaka cuyo impacto tomó a todo el mundo por sorpresa (revolucionando a los defensores de lo políticamente correcto – y eso siempre es bueno), un autor que dio vida a uno de los personajes con más carisma de los últimos tiempos, y seguramente a una de las familias más hilarantemente disfuncionales que han aparecido después de The Simpsons. Nuestra intención no es hacer un repaso a su vida, ya que en realidad poco sabemos de ella y hay bloggers que lo harán mucho mejor que nosotros. Pero sí nos gustaría compartir nuestros recuerdos sobre Shin Chan, la obra que ha inmortalizado a Yoshito Usui.

Hoy en día casi todo el mundo sabe quien es ese retaco impertinente y pervertido (que además es un gran fan del Tokusatsu – suponemos que como todo niño nipón). Pero es posible que muchos no sepan que Shin Chan, en su primer aterrizaje en España pasó más bien desapercibido, sin pena ni gloria, y sin tener que sufrir la furia de esas mentes bien pensantes que  velan por nuestra salud mental. Urías debió de ser de los pocos que en su momento compraron las primeras tiras cómicas de Shin Chan, publicadas por Planeta de Agostini Cómics, bajo la etiqueta de “Para adultos”. Y creemos que fue uno de los pocos porque al cabo de 3 números se suspendió la publicación, y no se supo nada más de Shin Chan hasta varios años después, cuando TV3 empezó a emitir la serie de dibujos, iniciando el boom Shin Chan que todos conocemos.DSCN0537

Los tres números que aparecieron en 1996.

La encuadernación de esos primeros números, en un formato que recordaba al de los clásicos libritos de Mafalda, ya era algo sorprendente en los tiempos que corrían, y además, estamos seguros que ver que el manga se dirigía al público adulto, pero que tenía un estilo bastante infantil llamó la atención del joven cosmonauta.

DSCN0538

Posiblemente lo de “para adultos” ayudó poco a la popularización de Shin Chan en su primera publicación.

Una vez abierto, empezaban las carcajadas. ¿De qué mente perversa y calenturienta podía haber salido un niño tan cabroncete y maleducado? ¿Quién se había atrevido a poner en boca de un niño tanto vocablo adulto? Pero lo mejor es que, en comparación, los adultos que aparecían en el manga no parecían mucho mejores. Quizás ese sea el gran “qué” de Shin Chan, que a pesar de su forma de hablar, de sus impertinencias, de sus pensamientos “adultos”, Shin Chan sigue siendo un niño, y a veces un angelito, al lado de los adultos que le rodean, que acostumbran a ser unos hipócritas que solo se preocupan por si mismos (aunque a menudo nos demuestran que todos tienen su corazoncito).

DSCN0539

Momento mítico, icónico.

A Urías le tomó por sorpresa, y así devoraba cada tira con placer, y esperaba impaciente al siguiente número… pero como solía pasar con todos los manga distintos y originales, su publicación duró lo mínimo, después de tres entregas “adiós muy buenas” (y tal y como pasó con Gamma, Urías se volvía quedar con las ganas). Pero como decíamos, al cabo de un tiempo Shin Chan aparecía en la tele de forma arrolladora, pero siempre hemos pensado que el Shin Chan televisivo no tenía la misma mala leche que en la tira cómica, era un poco más tierno, y su doblaje le daba una voz mucho más aguda que suavizaba su tono marrullero. Aún así, pudimos volver a disfrutar del personaje, y no perdíamos la ocasión de verlo siempre que se nos presentaba (siempre con Urías al lado, recordándole a todo el mundo, que él ya leyó el manga en su momento, y que nadie le hacía puto caso… ¡qué pesadez de chaval!).

DSCN0540

Shin Chan en su faceta más Tokusatsu.

Así concluimos este nuestro modesto homenaje a Yoshito Usui, y nos sumamos al luto que a través del blog Mangaland ha anunciado Marc Bernabé, traductor de Shin Chan entre muchas otras obras y amigo personal del autor, además de lector de la Arcadia, a quien queremos transmitirle nuestro afecto en momentos como este.

¡Un gran “culet, culet” y otro gran “trompa, trompa” en recuerdo de Yoshito Usui!