Firefly, o el drama de la cancelación de una serie de culto

Saludos, cosmonautas.

Llego tarde, muy tarde, al fabuloso y a la vez triste universo de Firefly. Hacía años que tenía en mente ponerme a ver esta serie, pero jamás encontraba el momento, y algunas otras series se metían por enmedio retrasando y retrasando el tema. Y ahora, cuando ya han pasado algo más de diez años desde su estreno y defunción prematura, finalmente la he visto. Y hasta cierto punto me he arrepentido de haber tardado tanto en verla, pero lo importante es que al final lo he hecho, y en menos de un mes habré visto la serie y la película dos veces. Sí, cosmonautas, estoy sufriendo un TOCT de Firefly (¿no sabéis qué es un TOCT? Pinchad aquí).

firefly-cast

Hace poco ha empezado la segunda temporada de King of the Nerds, el divertido reality show protagonizado por frikis del que ya os hablé. A los pocos minutos de conocerse, los participantes ya empezaban a discutirse y posicionarse en cuanto a sus prioridades: Star Wars o Star Trek. Y quedaba claro que algunas posturas son irreconciliables, pero una de ellas salta y dice “os diré algo en lo que todos estaremos de acuerdo, Firefly“. Y es que esta criatura de 14 episodios de Joss Whedon, tiene un lugar especial en el corazón de muchos nerds, algo que, en parte, está relacionado con su abrupto final.

firefly

La historia de los tripulantes de la Serenity nos traslada hasta el año 2517, cuando la humanidad ha tenido que ir abandonando la Tierra por su superpoblación, y que ahora lleva ya varios años colonizando otro sistema planetario. De hecho, llevan los suficientes años fuera para que se hayan creado una serie de facciones que lucharán por la unidad de todos los planetas o por la independencia de estos. Entre estos últimos se encuentran Malcolm Reynolds (Nathan Fillion) y Zoe Alleyne (Gina Torres), dos veteranos “browncoats” (el sobrenombre de los que lucharon por la independencia) y que estuvieron en la definitiva batalla del valle Serenity, donde los que luchaban por la independencia finalmente tuvieron que claudicar ante la Alianza (que aquí poco tiene que ver con la “rebelde”). El sargento Reynolds, junto a la siempre fiel Zoe, reunirán una tripulación en la nave de clase firefly, Serenity, con la que se dedicarán a todo tipo de negocios, ya sean legales o ilegales. En cierto modo, es su forma de seguir escapando de las garras de la Alianza, y vivir libremente aunque sea en la oscuridad del espacio. Pero la historia se complicará con unos pasajeros fugitivos, que complicarán (un poco más) la vida de los tripulantes de esta pequeña nave de transporte.

tumblr_inline_mm7i3f7GRs1qz4rgp

Quizás la historia, de entrada, no va a sorprender a nadie familiarizado con las space opera, pero a los pocos minutos de empezar a ver la serie empiezan a saltar las alarmas ante lo que está viendo. Y es que lo primero que llama la atención es su más que particular ambientación. De no ser por las naves espaciales, y algún que otro gadget, podríamos pensar que en lugar de una serie ambientada en el espacio estamos en el far west. De hecho, tachad lo de la space opera de antes, porque en realidad Firefly es más un western que una space opera. Que sí, que pasa en el espacio, pero nadie se imaginaba que en el 2517 esto de volar por el espacio y vivir en otros planetas pudiese llegar a tener tan poco encanto. Pero es lo que pasa cuando vives en el extremo del sistema planetario, cuando eres un colono que de la misma forma que hicieron los pioneros del oeste americano, se fueron con lo puesto, y después de terraformar un planeta, empezaron su vida desde cero. Muy distinta es la vida en los planetas centrales, mucho más ricos y podersosos, y en los que la tecnología sí nos parece ya del futuro. Lo cierto es que muchos de los episodios de la serie tienen tramas que perfectamente podrían ocurrir en cualquier western, empezando por el segundo, en el que los protagonistas tienen que asaltar un tren (y en lugar de hacerlo saltando desde unos caballos, lo hacen desde el aire).

Pero si esto ya os parece extraño, esperad a ver como la cultura norteamericana y la china o japonesa se han ido mezclando hasta tal punto que todo el mundo es capaz de hablar en chino, o mejor dicho, todo el mundo es capaz de insultar o maldecir en un decente mandarín. Es por ello que el aspecto visual,e incluso sonoro, de la serie llama tanto la atención, por esa mezcla de far west, cultura oriental y tecnología futurista (bien dosificada, porque veréis pocas pistolas de rayos láser y mucho revolver). Por cierto, todo se mezcla en los mejores diálogos y las épicas frases a las que Whedon nos tiene acostumbrados.

firefly-fairplay

Más allá del original y complejo mundo que acoge a Serenity, lo más importante de la serie son sus personajes. Y como suele ser habitual en las producciones de Whedon, hablamos de personajes en plural, porque se trata de una obra más o menos coral, en la que los nueve personajes tienen su importancia. Quizás hay un par de ellos que se desarrollan menos, pero estamos seguros que su abrupto final tuvo mucho que ver con ello. Joss Whedon describía Firefly en relación con sus personajes así (citando de memoria): “Coges a nueves personajes que se ponen a mirar el vacío del espacio, y ven nueve cosas distintas.” El elenco no puede ser de lo más variado: dos exveteranos militares ahora dirigiendo el cotarro, un piloto que siempre viste con camisas hawaianas, una chica “sencilla” pero con un talento especial para los motores, una prostituta (perdón, una companion), un reverendo, el típico personaje con mucho músculo y poco cerebro pero mucho amor por el dinero, un doctor pijeras y su hermana, la loca misteriosa. Un variopinto conjunto al que le acabas cogiendo un gran cariño a pesar de la poca duración de la serie, pero es que la química entre los personajes funciona de maravilla (al parecer tanto en la ficción como en la realidad). Si además sois asiduos al “whedonverse” (la obra de Joss Whedon), encontraréis algunas caras muy familiares, e incluso si sois seguidores de Castle o Homeland, aquí encontraréis las series donde algunos de sus actores empezaron a despuntar (e incluso en Castle se pueden ver varios guiños a la serie).

Malcolm-Reynolds-malcolm-reynolds-26243895-1000-1195

Malcolm Reynolds (Nathan Fillion) e Inara (Morena Baccarin).

También es habitual en las series de Whedon que arranquen con cierta calma, sin mostrar todas su cartas, y que la cosa vaya mejorando a cada episodio exponencialmente. Por desgracia, los responsables de la Fox no lo tenían tan claro, e hicieron auténticas barbaridades a la hora de emitir la serie originalmente. El primer episodio que pudieron ver los espectadores de EEUU fue el segundo, con lo cual se encontraron con una serie de personajes sin presentación alguna, y además, un mundo altamente complejo del que nadie les había contado nada. Se saltaron el piloto de hora y media de duración en el que se hacía una introducción de los personajes y de su nueva situación (con sus nuevos pasajeros), que no se iba a emitir hasta varios meses después, cuando el espectador ya había visto 10 capítulos de la serie. Pero justo antes de ese piloto se emitió el episodio 14, el que acabó siendo el último, y luego hubo que esperar seis meses para poder ver los tres episodios restantes. Debido al poco éxito de la serie, la FOX acabó cancelándola incluso antes de terminar la temporada, dejando la historia totalmente inconclusa, con un montón de tramas que se habían ido desarrollando o empezaban a desarrollarse, y es que ni siquiera les dieron la oportunidad de hacer un episodio final para cerrar de alguna manera la serie.

firefly-variety

El anuncio de que los fans de Firefly pusieron en la revista Variety para evitar su cancelación.

Pero aquí es donde entra el fenómeno fan. Ya durante su emisión tuvo unos fans muy leales (los browncoats) que hicieron de todo para impedir que se cancelara. Recolectando dinero para poner anuncios en revistas, e incluso intentaron hacer campaña para que otra emisora continuase con la serie. Al no conseguirlo dirigieron sus esfuerzos en conseguir que se editase la serie en DVD, y esto sí se consiguió. No solo eso, las ventas en DVD fueron realmente buenas, y una vez difunta la serie, los fans empezaron a multiplicarse dando una “otra vida” a Firefly. Pero aún faltaba algo, la obra había quedado inconclusa, y los fans necesitaban un final. La campaña prosiguió, pero la FOX no quiso saber nada más de la franquícia, y esta acabó finalmente en manos de Universal. Así que finalmente, la serie tuvo una breve oportunidad de despedirse con una película, Serenity, en la que Joss Whedon pudo cerrar, como pudo, prácticamente todas las tramas abiertas. No sería un final cerrado, dejando la puerta abierta a una posible continuación, pero al menos el fan se quedaba con la sensación de haber terminado una etapa. La película se estrenó en cines, y era posible verla sin saber absolutamente nada de la serie, pero lógicamente se disfrutaba el triple si la habías seguido. La mayoría opina que la película no está a la altura de todo lo anterior, pero es más que una decente despedida, y además, llegó a ganar un premio a la mejor secuencia de presentación de personajes (sí, hay premios para cualquier cosa).

Han pasado ya más de 10 años del final abrupto y traumático de Firefly, y a pesar de los rumores de que se estaba planteando el retorno de la serie, no parece que esto vaya a ocurrir, y personalmente, ni siquiera me parece una buena idea. De hecho, como acostumbra a pasar con muchas de las series de Whedon, Firefly ahora tiene una segunda vida en formato cómic, a menudo con guiones del propio Joss Whedon (o su hermano), y siempre bajo la “producción ejecutiva” del mismo. Ya aparecieron algunos hace años para rellenar los huecos entre el fin de la serie y el inicio de la película, o para explicar la historia del reverendo, y hace pocos meses se ha empezado a publicar un nuevo volumen contando lo que sucede después del final del largometraje (todos ellos titulados Serenity, no Firefly, y publicados por Dark Horse). Aparte de todos los cómics, si no habéis tenido suficiente, existe un juego de mesa y otro de cartas, y por supuesto, un sinfín de fanfiction y cortos hechos por los browncoats; la serie terminó, pero el “verse” sigue vivo.

serenity

Actualmente podéis encontrar la película en DVD o Blu-Ray en cualquier sitio, pero si queréis haceros con una copia de los 14 episodios de Firefly tendréis que recurrir a ediciones extrangeras u otros medios. Y lógicamente, no la encontraréis doblada al español (aunque sí subtitulada). Teniendo en cuenta que es una de las mejores series de ciencia ficción que se han hecho jamás… ¡qué demonios! Una de las mejores series que existen (y punto), vale la pena hacerse con la edición en Blu-Ray o DVD, y sus jugosos extras. Porque os puedo asegurar que cuando entréis en el universo de Firefly, acabaréis formando parte de algo especial. Y sí, conlleva cierto trauma, pero aún así, vale la pena pagar el precio.

(Podéis escuchar el podcast de The Hellfire Club dedicado a Joss Whedon en el que hablamos de Firefly – en catalán.)

fireflyy