El Sistema D13, por fin, en papel

Saludos, cosmonautas.

Hay posts que cuestan de hacer, y que vas retrasando esperando que llegue “el momento”. En el fondo no es más que una excusa, y es que cuando tienes que escribir sobre algo que ha hecho un amigo, siempre tienes el miedo de no ser objetivo, pero cuando realmente crees que lo que tienes delante es bueno de verdad, entonces aún se hace más difícil. En otras palabras, estoy diciendo, y me lo creo de verdad, que el cómic en papel de El Sistema D13 es bueno, “y no lo digo porque su autor sea amigo mío (y salga en los agradecimientos… dos veces)”.

Aunque seguro que varios de vosotros ya conocéis el webcómic de El Sistema D13 (me consta que algunos os convertisteis en lectores gracias a este post), para los que sea la primera vez que os topáis con los personajes de Joan Tretze, ya estáis tardando en poner en vuestros readers o favoritos su página (leed el post para saber más). El caso es que algunos llevábamos mucho tiempo esperando que finalmente llegara el momento de que Trece y compañía diesen el salto al papel. Ha sido un parto muy largo (¡en el post de octubre de 2012 ya lo anunciábamos!), pero sí, ha valido la pena la espera.

portada_sd13_web

Para que nadie se lleve sorpresas, en la contraportada lo deja bien claro: “un tebeo de roleros para roleros”. Así de categórico se ha puesto Joan, aunque la segunda parte es discutible. Esto significa que en este cómic vais a encontraros con las tiras de las partidas de rol que aparecen en el webcómic, con Paloman, Detritus, Padme y compañía. Pero no es el típico recopilatorio, sino que muchas de las tiras han sido redibujadas, y el 50% del cómic es material completamente inédito.

Entre el material nuevo, tenemos una breve historia del rol, así como la historia rolera del propio Trece, en la que nos explica como empezó a jugar, como aprendió a ser master, los juegos a los que jugaba, y las tendencias que hubo durante varios lustros. Una historia que seguramente emocionará a los roleros de pro (o les enfurecerá, pero ya nos avisó Trece que es SU historia), pero es que para aquellos que sean unos iniciados, o incluso unos neófitos, la forma tan amena y didáctica que tiene el autor de explicarlo, es lo que me hace poner en duda el “para roleros” de la contraportada. Por supuesto que con conocimiento experto se disfrutará mucho más, incluso es bueno tener un conocimiento básico para poder entender algunas cosas, pero si no tenéis ni idea de rol, pero tenéis un mínimo de curiosidad, os puede gustar igualmente.

Pràcticamente lo mismo os podría decir de los capítulos que vienen a continuación, que sería el grueso del cómic, en el que aparecen las tiras que ya conocen los seguidores del webcómic. Allí presenciaremos esa larga partida de rol de los protagonistas de la tira, en ese paródico mundo de “H&H” (Hechizos & Hostias), con fichas de personaje inclusive. Aquí es donde el autor se recrea a fondo con su experiencia como máster, y donde los personajes de la tira sacan todo lo que llevan dentro. Todo ello amenizado con algunas explicaciones extras de Trece por en medio, que ayudan a entender según qué cosas, y que además, para el seguidor de la tira original, dan la sensación de estar leyendo algo familiar pero diferente, prácticamente algo nuevo (sobretodo si tienes la memoria de pez que tengo yo). Y eso es de agradecer. No criticaré en absoluto aquellos recopilatorios de webcómics en los que simplemente aparecen las tiras que ya has leído antes (no todas las tiras admiten lo que ha hecho Joan aquí), pero sin duda, esa vuelta de tuerca a las mismas tiras es todo un aliciente para hacerse con la edición en papel.  Y ojo, que dentro de las “tiras roleras” se incluye también una historia inédita en la Detritus hace de máster, ¡imprescindible!

Más que esperar, hemos desesperado para que llegase finalmente a salir esta versión en papel (a 13 euros), de uno de nuestros webcómics favoritos. Pero estoy dispuesto a seguir esperando a que vayan saliendo más obras como esta. Para empezar, el dibujo de Joan Tretze ha mejorado con los años, y también su forma de narrar las historias. De hecho, su progresión sigue en marcha. Y la edición en papel no hace más que mejorar lo que antes has leído en Internet. Porque sí, porque en papel queda mejor, se lee distinto, con más cariño y atención, y eso hace que uno se de cuenta de todas las cualidades del autor. No todos los webcómics son igual de trasladables al papel, pero El Sistema D13 no solo ha aprobado el examen, sino que ha sacado matrícula. Y con esto no quiero decir que todo webcómic deba aspirar a una versión en papel, pero hay que reconocer que, para aquellos que aún tenemos un chip algo analógico, es fantástico poder disfrutarlo de esta manera.

¡Y ahora todos corriendo a la web de El Sistema D13 a comprar ejemplares como locos!