Manga en Holanda: “Black Blizzard”, los orígenes de Yoshihiro Tatsumi

Saludos cosmonautas,

aunque parezca mentira leyendo el título, el post de hoy está relacionado con nuestro reciente viaje a tierras holandesas. Y es que hoy queremos comentaros las compras que hicimos en Amsterdam, más concretamente en una especie de pequeño “Chinatown” justo al lado del famosísimo Barrio Rojo. Ahí encontramos, cerca de un templo chino, una tienda de cómics llamada Henk, que a pesar de ser pequeña contaba con algunos ejemplares muy interesantes e inesperados, y un propietario que sabía muy bien lo que vendía (y eso siempre es de agradecer).

Fijaros en el logo de la tienda, un homenaje a la cerveza por excelencia de Holanda. ¡Y atención a las vidrieras de arriba!

A estas alturas, quizás alguien se está preguntando si dominamos el holandés, pero lo cierto es que en este país no hace mucha falta para comprar cierto tipo de obras. Ahí se promueve mucho el consumir las cosas en “versión original”, y lo ponemos entre comillas porque en realidad esto significa que consumen muchos productos en inglés. Eso ha contribuído mucho al aprendizaje del inglés en este país, y es que prácticamente todo el mundo lo habla sin problemas, pero luego se dan casos algo extraños, como el que nos ocupa.

En esta tienda, nos encontramos con que prácticamente todos los cómics que vendían eran en inglés. Esto parece muy lógico si hablamos de cómic americano, pero no lo parece tanto cuando hablamos de manga y te das cuenta de que prácticamente todo eran ediciones americanas, y que por lo tanto estaban en inglés. No sé hasta qué punto esta práctica puede perjudicar a los traductores holandeses, pero en cualquier caso, para un turista con buen nivel de inglés y ni papa de holandés, puede ser una ventaja, ya que nos hemos podido topar con dos interesantes ejemplares de obras del grandísimo Tatsumi Yoshihiro, autor de “Una Vida Errante” y otras obras que ya comentamos en su momento (sin excesivo éxito, todo hay que decirlo).

Nos topamos ahí con una recopilación de historias cortas titulada “Abandon the old in Tokyo”, y que contiene algunos relatos que ya había publicado Ponent Mon, pero también otros que no habíamos podido leer aún. Lo cierto es que no vamos a extendernos en estos relatos ya que más o menos diríamos lo mismo que ya dijimos en su momento, así que pasamos al otro manga que nos encontramos, y que por ahora no está disponible en español.

Se trata de “Black Blizzard”, una obra que sonará familiar a todos aquellos que hayan leido “Una vida errante”, ya que allí nos cuenta como llegó a crearla. Lo que tenemos entre manos es un auténtico thriller del padre del gekiga publicado ni más ni menos que en 1956, durante el gran boom del manga de alquiler, y también en sus primeros años como mangaka. La historia nos habla de dos hombres acusados de asesinato que están siendo trasladados al juzgado en tren. Cuando sufren un accidente por causa de un desprendimiento, los dos aprovechan para huir, dejando atrás al policia que les custodiaba. Pero hay un pequeño problema, los fugitivos están esposados el uno con el otro, y eso dificulta su huída.

El argumento no nos va a parecer nada del otro mundo, pero si nos situamos en el contexto histórico, lo cierto es que este tipo de historias policíacas, con cierto toque noir y hard-boiled, no debían ser de lo más habitual en el manga. Pero tampoco creemos que el único interés de “Black Blizzard” sea su indudable valor histórico, como pasa con algunas de las obras de Osamu Tezuka, y es que a pesar de ser una obra antigua y, hasta cierto punto, de un autor poco maduro, lo cierto es que la historia nos ha encantado, y es que Tatsumi sabe contar historias, sabe transmitir emociones, y además lo hace con un dibujo realmente simple (incluso alejado de su estilo más conocido), algo que no resta para nada expresividad a los personajes.

Tatsumi por allá 1956, cuando se publicó Black Blizzard. Tenía 21 años.

Realmente se puede apreciar esa obsesión que tenía el joven Tatsumi por crear algo diferente, por darle movimiento y un aire cinematográficos a sus manga. Todo eso, sumado a la crudeza del argumento, a ese estilo más oscuro, hace que estemos ante una obra muy importante a la hora de entender el gekiga, y la evolución del manga general. Es un ejemplo de como el manga pasó de ser una cosa de niños, a abarcar los públicos de todas las edades. Y eso no es moco de pavo, ya que la mayoría sabemos la diferente consideración que se tiene de los cómics en Japón, comparado con nuestro país. En definitiva, estamos ante una obra que, tal y como nos dijo el librero de Henk,: “realmente cambió nuestra forma de concebir el manga”.

Las dos obras que hemos mencionado han sido publicadas por Drawn & Quarterly, y una visita a Amazon bastará si queréis conseguirlas. Lo bueno de estas ediciones es que acostumbran a llevar algunos extras. En ambas encontramos entrevistas que realizó el mismo editor a Tatsumi, y que repasan distintos aspectos de la obra correspondiente. Así en “Black Blizzard” se nos explica el contexto en el que Tatsumi creó este manga y como fueron las reacciones por parte del público y otros mangakas, en “Abandon the old in Tokyo”, en la entrevista se comentan algunas de las historias que incluye el recopilatorio, aparte de contar con un pequeño prólogo de Suzuki Koji, el autor de las novelas “Ringu” y “Dark Water”.

¡Ha sido todo un descubrimiento! ¡Y es que Amsterdam también es #TLQM!