¿Shotaro Ishinomori copiando Star Wars?

Saludos cosmonautas,

ayer celebramos el Día del Orgullo Friki como es debido, y podemos decir que la iniciativa del NEXO #TLQM fue un éxito de participación y de visitas (clicad el link si no habéis leído todos los posts). Lo único que podemos decir desde la Arcadia es gracias a todos los que habéis participado, y también a todos los que nos habéis visitado y comentado. A ver qué hacemos de cara al año que viene 🙂

Como ya sabréis, se eligió el 25 de Mayo porque fue la fecha en la que se estrenó la primera entrega de Star Wars en el año 1977. Nosotros rememoramos ese día a nuestra manera, de una forma más japonófila, y es que nos pusimos a ver una película nipona que surgió, en parte, a raíz del éxito del film de George Lucas. Editada en DVD hace no mucho por la colección Asian Trash Cinema, se podría decir que es una exploitation de Star Wars como las hay muchas, pero si os decimos que fue dirigida por Kinji Fukasaku (director de Battle Royale o Battles Without Honor or Humanity) y que aparece el mismísimo Sonny Chiba (en innumerables clásicos de acción japonesa), la cosa ya empieza a cambiar un poco. Pero si además añadimos que la película está basada en un manga de Shotaro Ishinomori, el Rey del Manga, acabamos de cerrar el círculo #TLQM.

La película se titula en España “Los invasores del espacio”, pero en inglés se hizo una traducción literal con “Message from Space” (宇宙からのメッセージ). El manga y la película aparecieron en 1978, justo después del bombazo que supuso Star Wars. No sabemos si Ishinomori creó el manga bajo esa misma influencia, y al no tener acceso al cómic no podemos saber si aquellos detalles que son una copia descarada de Star Wars fueron cosa suya o un tema de los productores de la película (apostamos por una mezcla de las dos).

Brevemente os explicaremos que la historia nos habla de una raza/tribu de un planeta que está siendo oprimida por los típicos invasores galácticos. Los primeros buscan ayuda a través de sus dioses, mandando unas nueces mágicas a buscar sus salvadores (muy al estilo Dragon Ball, cabe decir), al final acaban encontrado a unos pendencieros de la tierra y a un general retirado acompañado de un robot que, después de sus iniciales reticencias, acabarán ayudándoles a librarse de los opresores.

Evidentemente hay algunos paralelismos con Star Wars, pero diríamos que todas las Space Operas lo tienen, pero al final la historia acaba siendo algo distinta, y no es un exploitation tan descarado como pueden ser otros. Aún así, los sonidos del robot son un calco de R2D2, los dos jóvenes pilotos recuerdan mucho al estilo Han Solo, incluso aparece una princesa de armas tomar que nos recordará mucho a Leia, y los diseños de las naves tienen un estilo muy parecido. A todo esto, hay que añadir que el doblaje en español corrió a cargo de los mismos dobladores que Star Wars, lo que ayuda a que establezcamos esos paralelismos (y el plagio en la música es colosal).

¿Una princesa blandiendo una espada? Mmmm… (aunque no era láser)

Tampoco podemos decir que esta película sea de las típicas de serie B de bajo presupuesto, si tenemos en cuenta al director y uno de sus protagonistas, es evidente que no era una película cualquiera. Pero tienen grandes dosis de caspa cinematográfica y momentos muy patilleros, aunque hay que reconocer que la mayoría se concentran en la primera parte de la película (para ponerse algo más seria y dramática hacia el final). Así pues, encontraremos momentazos como los del policía espacial que persigue a los dos delincuentes setenteros por pasarse del límite de velocidad, y que poniendo la sirena (en el espacio) les persigue y les grita que va a multarles. También veremos a los protagonistas “nadando” en el espacio intentando atrapar luciérnagas espaciales, o una nave que es directamente un barco, con sus velas y todo, que muy bien podría haber inspirado a Leiji Matsumoto para su Arcadia (que apareció ese mismo año si no nos equivocamos).

A pesar de todos estos momentos de cine basura total (y que tanto nos gustan a algunos), la película acaba saliendo mejor parada de lo que se podría esperar a priori (si obviamos los continuos desenfoques en ciertas escenas), y cualquier con un mínimo interés por la ciencia ficción japonesa, o por ver en película una obra de Shotaro Ishinomori podrá llegar a disfrutarla (si no es exigente).

Ya sabréis que Shotaro Ishinomori, creador de Kamen Rider, tenía cierta facilidad para colocar muchas de sus creaciones en televisión, y “Message from Space” no fue una excepción. El manga/película acabó convirtiéndose en una serie de TV estilo tokusatsu, de la cual tenemos muy poca información. Pero ahí queda el dato.

http://www.youtube.com/watch?v=89gqRBKIgtI
http://www.youtube.com/watch?v=9zUqjR9DMJQ