Sesión fotográfica con Jackie Chan (sponsorizada por El Pozo de Sadako)

Saludos cosmonautas,

¡hoy tenemos una exclusiva mundial! ¡una sesión de fotos con uno de los mayores artistas marciales de la historia que se han hecho famosos gracias al celuloide! Ni más ni menos que: ¡¡¡JACKIE CHAN!!!

“Muy bien Jackie, así me gusta, ¡dame tu mejor sonrisa! ¡Guapísimo! ¡Marvellous!”

Bien, bien, muy tradicional. ¡Pero ahora quiero un poco más de entusiasmo!


¡Ahí está! ¡Una bonita pose de Karate! ¿No es Karate? ¿Kung Fu? Vale, pues venga, ¡¡enséñame tu Kung Fu!!

¡Así, así, uuuuh, la serpiente!¡Estás fantástico Jackie!

Sí, un poco raro… pero bien, ha quedado bonito. Será la foto especial del reportaje. ¡Eres polifacético!

¡Oh! ¡Marvellous! ¡Una mezcla entre musical y patada voladora! Me estás gustando mucho, Jackie, guapetón!

¡Ahí quería llegar! ¡Así! ¡Sácalo todo, entusiasmo! ¡Marvellous, marvellous!

¡Apoteósico! ¡Bombástico! ¡Eres el mejor! ¡Wonderful! ¡Marvellous! Te quedarán unas fotos de carnet de escándalo.

Ahora que ya os hemos tomado un poco el pelo, podemos decir que esta espectacular figura de Jackie Chan es nuestro premio del concurso que organizó el blog El Pozo de Sadako. Un blog dedicado a cubrir el cine asiático en general, pero el más #TLQM en particular, y que montaron un original concurso en el que ellos proponían una situación protagonizada por Jackie Chan y los concursantes teníamos que montar una coreografía de pelea que la resolviera. Se hizo un sorteo entre los participantes y tuvimos la gran suerte de ganar esta figura, acompañada de tres películas de Jackie Chan: “Dragon Lord”, “Armour of God”, y nuestra favorita “The Young Master”. ¡Muchísimas gracias a El Pozo de Sadako por el premio! Fue todo un placer conocer a Yorick y Jessica Jones y poder charlar de tokusatsu y otros temas culturalmente dispersos con ellos (y ojo, que el blog de Jessica Jones, La Torre del Reloj, fue uno de los primeros que linkamos en la Arcadia para el tema tokusatsu). AY ahora… ¡visitad su blog!

La situación que proponían:

Jackie ha tenido que quedarse una noche mas a cerrar y limpiar el restaurante chino en el que trabaja como ayudante de cocina. Todo se presenta como siempre, como una noche agotadora, cuando alguien llama a la puerta; es una joven que huye y busca refugio de unos usureros de la zona. Sus cuatro perseguidores son facilmente derrotados por Jackie, pero lo que él no espera mientras consuela a la joven, es que los refuerzos llegaran tan pronto.
Jackie debe enfrentarse a una docena de matones armados con bates de béisbol y cuchillos, todo ello dentro del recién limpiado y recogido comedor del restaurante chino.

Y la escena que escribí, ¿alguien se anima a rodarlo?

Los 12 maromos acaban de entrar en el restaurante. No tiene sentido intentar convencerles de que pelear no es bueno, ya han visto a sus colegas completamente noqueados. Jackie se anticipa al primero de ellos que hacía amagos de tirarle un cuchillo, y le lanza la fregona la cara, aprovechando el despiste… patada en los huevos (uno menos). Otros dos se le acercan uno por cada lado. Jackie recupera la fregona, uno se come literalmente el palo y el otro la fregona, dejándole la cara bien limpia (dos menos). Otros dos le entran por delante con cuchillos. Al más puro estilo wrestling, Jackie utiliza la fregona para cortar su trayectoria y que se den el gran porrazo (2 menos). Pero al caer, uno de ellos arranca el mantel de una mesa. Van a caer platos y copas, pero Jackie no puede permitirlo (estaba todo limpio). Le tira la fregona al ojo de otro matón que se acercaba (1 menos, quedan seis) y mientras tanto coge un par de platos con la punta del pie, las dos copas con la mano, y los cubiertos con la otra. Dos maromos se le tiran encima, uno se lleva un tenedor en los ojos, el otro un plato en la cabeza. Jackie empuja el cubo de la fregona, donde caerán “los platos rotos” (2 menos). Se le tira encima otro maromo, Jackie coge el mantel y le envuelve con él, haciéndolo caer al suelo. Quedan dos con bates de béisbol. Miran a Jackie, se miran entre ellos, sueltan los bates y se largan corriendo.