Jugando con la muerte de Bruce Lee

Saludos cosmonautas,

seguro que la mayoría recordáis a Uma Thurman en Kill Bill vol.1 enfundada en ese traje de motorista amarillo y unas rayas negras. Un look impactante e icónico que muchos de vosotros sabréis era un homenaje a Bruce Lee (como tantas cosas en esa película), un tributo basado en el traje que vistió el artista marcial en “Game of Death”, película que se estrenó 5 años después de su muerte.

Posiblemente seréis menos los que sepáis que, en realidad, Bruce Lee no pudo terminar de rodar “Game of Death”, ya que al ser contratado para rodar “Enter the Dragon” (Operación Dragón), su gran desembarco en Hollywood y película que le convirtió en leyenda internacional, dejó todo lo que estaba haciendo con intención de retomar el rodaje unos meses después, y completar este proyecto tan personal. Pero Bruce Lee murió un mes antes del estreno de “Operación Dragón”, dejando la película  inconclusa.

Raymond Chow, poseedor de los derechos de la película inacabada, contrató a Robert Clouse, director de “Operación Dragón”, para que cogiera el metraje que Bruce Lee había rodado de “Game of Death” y terminara la película. Pero había un problema, al parecer sólo se habían rodado unas pocas escenas, habría que hacer uso de dobles durante la mayor parte del metraje.

Sin duda, se trataba de una locura, y a pesar de tener un gran éxito de taquilla, la película fue recibida de forma muy negativa por los fans y la crítica. No había para menos. Se aprovecharon sólo 11 minutos de las grabaciones que había hecho Bruce Lee, y su idea original se desechó por completo creando un nuevo argumento que, en el fondo, era una excusa para justificar, no sólo esos 11 minutos originales, sino también la dudosa apariencia de los dobles de Bruce Lee (un dudoso honor que recayó en Yuen Biao y Kim Tai Chung).

http://www.youtube.com/watch?v=U3Hq5_qNYmc

Pero cambiar el argumento no fue lo peor. El montaje aprovechó algunas imágenes de anteriores películas de Bruce Lee (no tan conocidas para el público no asiático), utilizando algunos primeros planos del actor que cantaban como una almeja, ya fuese porque la calidad de la imagen era muy distinta, o porque el fondo no tenía absolutamente nada que ver con la escena (hay un momento en el que se puede ver un primer plano de Bruce Lee con un fondo de papel pintado, y en la escena en cuestión se supone que el fondo es gris). Si esto os parece de una cutrez extrema, lo más ridículo llega en el momento en el que se decide poner una foto de Bruce Lee pegada a un espejo y al doble poniéndose detrás, intentando fingir que esa es su cara. Parece un chiste, pero no lo es.

Fotograma de la chapuza en cuestión. En movimiento se puede ver mucho mejor el truco.

A todo esto, hay que añadirle cierta morbosidad al argumento de la película. En primer lugar, se podría decir que el argumento de la película utiliza la vida y muerte de Bruce Lee para crear una historia de venganza. Aquí Bruce Lee se convierte en Billy Lo, un exitoso actor de artes marciales al que veremos rodando películas como “Furia Oriental” o “El Furor del Dragón” (y así seguían aprovechando el metraje de sus antiguas películas, además de proclamar que Chuck Norris aparece en ella, aunque nunca pusiera los pies en el rodaje de “Game of Death”). Unos mafiosos empiezan a extorsionar a Billy Lo, pero al no ceder, estos urden un plan para asesinarlo. Durante la grabación de la escena final de “Furia Oriental”, un mafioso se mezcla entre los falsos pistoleros de la escena y le dispara una bala auténtica a Billy (una escena retorcidamente profética, que sí se convirtió en real para su hijo, Brandon Lee, en el rodaje de “The Crow”). Pero Billy Lo no muere, aunque así lo hacen creer a la opinión pública montando un funeral. Y fue aquí donde mostraron la falta total de escrúpulos, mostrando imágenes del auténtico funeral de Bruce Lee, incluyendo capturas de su cuerpo sin vida. A partir de aquí, empieza la historia de venganza de Billy Lo, que ahora ha sufrido cierta desfiguración en la cara y utilizará diferentes disfraces para llegar hasta sus enemigos (¡qué oportuno!).

Los trucos a los que se recurre para el uso de los dobles.

En definitiva, aunque la película cuenta con esos 11 minutos del auténtico y original Bruce Lee, e incluso algunas escenas interesantes incluyendo al gran Sammo Hung (que dirigió las coreografías), el resultado final es un auténtico despropósito. Un corta y pega en un sentido más que literal, que da auténtica vergüenza ajena, no sólo por la falta de respeto (es de muy mal gusto la escena en la que abren la tumba de Billy Lo, descubren que es un muñeco y le rompen la cabeza), sino por la poca pericia y descaro con el que se hicieron algunos de los apaños. Una película que nos dio una de las imágenes más características de Bruce Lee, pero que en el fondo no deja de ser un “brucexploitation” de muy mal gusto, y encima con carácter “oficial”.

¿Y a qué viene ahora este arrebato con las películas de Bruce Lee? Pues resulta que hemos podido ver un interesante film basado precisamente en la creación de “Game of Death”. Con el título “Finishing the game”, esta producción americana nos propone un falso documental sobre un casting que pretende reclutar al actor que interpretará a Bruce Lee en “Game of Death”.

Es una producción de 2007 que se presentó en el Festival de Sundance, y que se rodó en sólo 18 días, pero el resultado no es en absoluto proporcional al tiempo que le dedicaron.

Destaca en primer lugar lo trabajada que está la ambientación setentera. Ya sea por la apariencia de los actores, o porque está rodada de forma que parezca realmente una película de los años setenta (diríamos que el efecto está más conseguido que en el “Death Proof” de Tarantino). Incluso aparecen pequeños fragmentos de falsas series televisivas que darían completamente el pego al lado de Starsky y Hutch, o una falsa película llamada “Fists of Fuhrer”, hilarante homenaje al “Fists of Fury” de Bruce Lee.

En este mockumentary seguiremos a varios de los aspirantes al papel, desde una consolidada estrella del cine de Kung Fu hasta un auténtico novato, pasando por un hindú que pretende pasar por chino, un hijo de padre blanco y madre asiática, pero cuya apariencia es completamente caucasiana, y también un actor de televisión cuya carrera se fue a pique al morir, en “curiosas circunstancias”, su compañero de reparto.

La película, dicen, es una reflexión sobre los estereotipos raciales de los asiático-americanos existentes en Estados Unidos, pero al mismo tiempo también es una parodia de como funciona un casting en Hollywood (el personaje de la directora de casting es genial), y como no, un homenaje a Bruce Lee en toda regla. No os diremos que sea uno de los mejores “mockumentary” que existen (ese honor se lo dejamos a “Spinal Tap”), pero tanto si eres fan de Bruce Lee como no, es un interesante ejercicio de recreación setentera y a la vez una reflexión sobre la “brucexploitation”, que estamos seguros hará que te pique el gusanillo por recuperar al Bruce Lee, el auténtico, e imitable, por mucho que se empeñen, Pequeño Dragón.

PD: Si alguien tiene intención de disfrutar de “Game of Death”, aunque sea sólo para ver esos 11 minutos, os recordaremos que en una edición especial de “Operación Dragón” se incluyó “A warrior’s journey”, un documental que recuperó muchos más minutos del metraje grabado por Bruce Lee, y está montado siguiendo de la forma más fiel posible las ideas de su autor.