Borat… y Ali G, y Bruno y Sacha Baron Cohen.

Saludos cosmonautas,

nos parece que es la primera vez que es la caja tonta la que nos inspira para hacer un post, pero es que por casualidad nos topamos ayer con una de las películas que más nos ha hecho reír, por no decir que es la que más. Se trata del grandísimo falso documental “Borat”. Para nosotros, la culminación de un grandísimo trabajo que realizó el actor Sacha Baron Cohen a través de la televisión inglesa con su programa The Ali G Show.

Sacha Baron Cohen (que en breve encarnará a Freddie Mercury)

Lo cierto es que, hasta que no llegó “Borat”, la mayoría ignoraban de la existencia de ese show (puede que muchos aún lo sigan ignorando), pero el revuelo que levantó el mockumentary, así como las ya míticas fotos promocionales con ese bañador imposible, conviertieron a Borat en un personaje muy popular durante un tiempo.

El famoso bañador con el que Borat promocionó su película.

Nosotros conocimos al actor a través de los DVDs del programa que realizaba en Channel 4 (la misma cadena que emitía The Adam & Joe Show), en el cual el protagonista era el personaje Ali G, un blanco que se creía negro, e iba de rapero por el mundo. Pero le acompañaban también con reportajes especiales Borat, el esperpéntico “periodista” de Kazajstan, y Bruno, el reportero austríaco homosexual. Los tres, por supuesto, los interpretaba el mismo Sacha Baron Cohen, demostrando un talento camaleónico considerable.

Brüno de Austrian Gay TV

El programa estaba basado, principalmente, en las entrevistas que los tres personajes realizaban a gente de todo tipo, desde políticos a jóvenes fiesteros (e incluso a Buzz Aldrin). En realidad, los entrevistados eran víctimas de un engaño, ya que los distintos personajes de Sacha Baron Cohen se hacían pasar por “reales”, y por lo tanto las reacciones a las esperpénticas preguntas o acciones de Ali G, Bruno o Borat eran siempre genuinas y muy a menudo hilarantes. Valga como ejemplo, la escena en que Ali G se trae un policía antivicio al programa para hablar de drogas, y las caras del sujeto cuando Ali G le pregunta cuáles son los precios de mercado… ¡para que no le timen a uno!

Creemos que es mejor empezar a descubrir a este cómico precisamente a través del programa televisivo, y no tanto a través de sus películas, y es que entendemos ver a ciertos personajes salidos de la nada puede descolocar a más de uno, y no entender de la misa la mitad. Pero hasta cierto punto, eso forma parte del “engaño” que suponen sus películas y sus entrevistas (muchos espectadores se siguen creyendo a los personajes, como si fueran “reales” – y no “lo pillan”). Por cierto, muchos se han quejado del antisemitismo del personaje de Borat. Seguramente no saben que Sacha Baron Cohen es judío.

Como no podía ser de otra manera, el programa tuvo que acabarse con sólo una temporada, ya que al convertirse en un personaje famoso, ya era mucho más difícil engañar a los invitados. Así que lo que hizo el cómico fue trasladar, exactamente el mismo programa, a Estados Unidos. Hizo prácticamente el mismo tipo de entrevistas, con los mismos temas, pero con invitados estadounidenses. Y sinceramente, no tenía la mitad de gracia que la versión inglesa. Primero, porque ya te conocías las bromas, segundo, porque las reacciones de los americanos (quizás más ingenuas y más de manual) no daban tanto juego (se tomaban demasiado en serio al personaje).

Ali G “in da house”

En cualquier caso, para nosotros, uno de los mayores aciertos de la versión inglesa fue el personaje de Borat. Supuestamente, se trata de un reportero de la televisión del Kazajstan que es enviado a Inglaterra (o Estados Unidos) para hacer reportajes educativos que enseñen como hay que comportarse a los pintorescos habitantes de Kazajstan. El hecho de hablar mal el inglés, y de “provenir de una cultura diferente”, hacían que sus encuentros con los ingleses (y americanos) fuesen de antología. Así pues, hacer una película en la que el personaje atraviesa Estados Unidos para hacer un gran reportaje (o conocer a Pamela Anderson, en realidad), fue la guinda del pastel.

Aquí os ponemos un recopilatorio de sus mejores momentos en el programa de televisión (podéis buscar videos subtitulados en YouTube):

Nosotros pudimos ver “Borat” en una sesión sorpresa que se hizo en el Festival de Sitges, y os podemos asegurar que nunca habíamos visto una sala de cine con semejante descojone, nunca nos hemos reído tanto con una película, y llegamos incluso a caernos de la butaca por ello (imagen deplorable). ¿Y lo mejor? Que hay un montón de gente que no le encuentra gracia alguna al personaje. Porque hay que reconocerlo, no todo el mundo entiende el humor de Sacha Baron Cohen, y llega a tomarse las cosas como una ofensa, cuando en realidad, lo que hacen sus personajes es mucho más que humor burdo. No se trata sólo de ridiculizar al entrevistado, sino de hacerle decir lo que piensa en realidad, y os podemos asegurar que hay grandes perlas de pensamiento americano en esta película.

No hace mucho el tercer y último personaje de Cohen también tuvo su película, y Bruno se estrenó en cines por todo lo alto. Pero aún no hemos podido verla, así que habrá que esperar. Pero os dejamos aquí un video de uno de los mejores momentos de Bruno en el programa televisivo. Atención a la reacción de los chulopiscinas cuando se dan cuenta de para qué tipo de canal están haciendo el mono…

La que sí hemos visto es la película protagonizada por Ali G, titulada en España como “Ali G anda suelto”. Seguramente sea la más floja de todas, ya que en este caso no tiene nada que ver con el programa ni con los documentales falsos, sinó que se trata de una película de ficción al uso. De todos modos, si te gusta el personaje, estamos seguros de que la vas a disfrutar, pero hay que tener algo en cuenta. Si la vemos en la versión “adaptada” (que no doblada) por los de Gomaespuma, veremos una película muy diferente a la versión en inglés original. Parece exagerado, pero esa “adaptación” es un auténtico atentado. Entendemos que el humor es a menudo difícil de traducir, y hay que hacer cierto trabajo para adaptarlo. Pero otra cosa es que se inventen bromas donde no las hay o que cambien totalmente los diálogos. Así que, por vuestro bien, huíd de la versión en español.

¿Nos votarías en los Premios Bitácoras 2010 como mejor videoblog? ¡Puedes hacerlo con tu cuenta de Facebook o Twitter?