Space Adventure Cobra: puros y tías buenas en el espacio

Saludos, cosmonautas.

No os penséis que hemos abandonado nuestros posts de siempre en favor de las tiras del Profesor Hurías, nada más lejos de nuestra intención. Digamos que estamos ahora en plena fiebre creativa y tenemos que aprovecharlo, pero aún así, teníamos muchas ganas de hablaros de este manga de Buichi Terasawa: Space Adventure Cobra, o simplemente, Cobra.

cobura

El primer contacto que tuvimos muchos con este personaje fue a través del anime, y si no recuerdo mal la primera vez puede que fuese dentro del programa “Manga!” que conducía Óscar Valiente a mediados de los 90 en el Canal33 (de TV3). Ese personaje nos llamó la atención rápidamente. Era una especie de Han Solo rubio, que fumaba en puro y tenía una de las armas más #TLQM que uno puede imaginar, un “cañón psíquico” en el brazo. No recordábamos nada más, simplemente lo icónico de su protagonista. Y no ha sido hasta hace muy poco que nos hemos agenciado el anime en DVD (en versión UK), y leído los dos primeros tomos del manga original.

cobra0

Lo primero que me sorprendió al leer el manga es que la historia que se adaptó al anime no es exactamente la misma, sino una especie de versión alternativa, en la que se repiten algunas situaciones y personajes, pero con ligeras o grandes variaciones.

cobrapibon

Pibón del Espacio Exterior.

La historia original, en su planteamiento, os va a sonar a algunos (atención, spoilers en éste párrafo). Empezamos con un trabajador llamado Johnson que un día decide ir a una empresa llamada Trip Movie Corporation que ofrece una serie de sueños a la carta que se pueden vivir como si fuesen reales (¿suena de algo? Pues espera…). Él pide ser el rey de un harem de mujeres, pero finalmente Johnson se convierte en su sueño en Cobra, un aventurero que recorre el espacio y lucha contra el Gremio de Piratas. Cuando despierta y sale de la Trip Movie Corporation, se encuentra con alguien muy parecido a uno de sus enemigos oníricos que acaba atacándole, y descubriendo que Johnson tiene un cañón psíquico en su brazo. Así pues, nuestro humilde trabajador acaba recordando que en realidad lo que había soñado eran recuerdos de su auténtica vida (¿alguien dijo Philip K. Dick? ¿alguien dijo Desafío Total?).

10

Ésta es la escena Memory Call. 

El manga me ha parecido fantástico en muchos aspectos. Rápidamente reconocemos el estilo space-opera propio de su época, ya que se empezó a publicar un año después del estreno de Star Wars. Pero creo que va mucho más allà de ser una simple exploitation del género (que también lo es). Aunque Buichi Terasawa es un autor que conocemos poco (aquí se ha publicado sin mucho éxito “Goku Midnight Eye” y “Kabuto, el Guerrero Tengu” – gracias @coke707), es conocido por ser alguien a quien le gusta experimentar con la tecnología, y ha sido pionero en el uso del ordenador en el mundo del manga.

cobra5

Visto así, su apuesta por la ciencia ficción no nos parece para nada gratuita. Y de hecho, el autor exhibe una creatividad y originalidad que no veremos en otras obras parecidas. A esto hay que sumarle un dibujo fantástico, dinámico, y a veces incluso espectacular (eso sí, con estilo 100% setentero – y en la Arcadia esto se considera #TLQM).

63

Podría parecer con esta descripción que estamos ante un cómic muy artístico y sofisticado, pero ojo, porque como decíamos mantiene ese espíritu exploitation de muchas maneras. En primer lugar por lo chuloputas que es el personaje principal, chupando siempre ese puro. También por la continua aparición de pibones espaciales, y es que a Terasawa se le da muy bien dibujar chicas espectaculares. Así pues, si estáis deseando ver peleas en bares espaciales, momentos picantes, flirteos continuos, enemigos esperpénticos, y cañones psíquicos, Cobra es vuestro manga… o anime.

35

¡Cantinas espaciales de mala muerte FTW!

Como os avanzábamos, el anime difiere bastante de la historia original, pero no por ello deja de ser interesante, aunque sí un poco ida de olla en algunos aspectos. Pero sigue valiendo la pena, sobretodo si te gusta ese rollo setentero, con esos  toques alucinógenos y guarretes. Todo un clásico, que difícilmente veremos editado jamás aquí.

cobra


Descansa en paz, Pibón del Espacio Exterior, porque jamás te veremos en nuestras librerías.