Dragon Quest: Las Aventuras de Fly

Saludos cosmonautas,

cerramos la 2a Semana del NEXO #TLQM dedicada a los videojuegos hablando de la adaptación al anime de una de las sagas de juegos con más historia y más queridas por el público japonés (y cada vez más por el occidental): Dragon Quest.

Lo cierto es que los videojuegos de Dragon Quest, que ya empiezan a ser ámpliamente conocidos, han tardado muchos años en llegar de forma oficial a las consolas europeas, pero no pasó lo mismo con uno de sus subproductos, el anime de Dragon Quest.

La mayoría sabréis ya que la franquícia ha estado desde sus inicios íntimamente ligada a los diseños de Akira Toriyama. De hecho, en la época de las fotocopias de Dragon Ball y algo más adelante, con la publicación de “Akira Toriyama The World”, y también la aparición de algunos artículos sobre juegos japoneses en ciertas revistas, muchos descubrimos una serie de personajes que nos recordaban tremendamente a Bola de Drac, incluso llegando a pensar que lo que veíamos era algo que pertenecía a futuros capítulos (algunos decían que el que salía en algunas carátulas de  los juegos era Son Gohan de mayor, bla, bla). Pero no, lo que estábamos viendo eran diseños de Dragon Quest… y al cabo de un tiempo, en nuestras pantallas se materializó el anime “Las Aventuras de Fly” (la adaptación del manga “Dragon Quest: Dai no Daiboken” – “Dragon Quest-ダイの大冒険”). This web site contains plenty of cool suggestions.

Seguramente, para muchos de nosotros, Fly tenía que ser el relevo de Dragon Ball, el personaje que iba a sustituir a Son Goku. Y es que, si no recordamos mal, nos vendieron que era la serie del creador de Dragon Ball, aunque en realidad los autores del manga fueron Riku Sanjo y Koji Inada (es decir, ni siquiera eran dibujos de Toriyama, aunque sí se basaron en sus diseños). Con el tiempo nos dimos cuenta de que no sería así, y creo que la serie tuvo un éxito muy moderado (al igual que el manga, que parece que podría reeditarse en España este año).

“Las Aventuras de Fly” nos contaban eso, las aventuras de un muchacho llamado Fly, un chaval muy jovencito que vivía en una isla llena de monstruos  (amigables) siendo él el unico humano (nos recordaba mucho a Son Goku, claro). Toda la acción se situaba en el clásico mundo de fantasía, de capa y espada, aunque por entonces desconocíamos que era “el mundo de Dragon Quest”.  La historia nos narra como Fly quiere convertirse un guerrero, mientras su “abuelo” quiere inculcarle los valores de la magia. Poco a poco, el chico irá mejorando, enfrentándose a rivales cada vez más poderosos, etc. Por cierto, en realidad el chico se llama “Dai” en la versión original pero, según leo en la Wikipedia, cambiaron el nombre por “Fly” ya que “Dai” se podía confundir con “die”, es decir muerte. En cualquier caso, llamándose “Fly”, también se puede confundir con “bragueta”, y nadie dice nada.

Urías, en su momento, recibió la serie con muchas ganas, e incluso recuerda el día en que se pegó ante el televisor y se emocionaba viendo las primeras imágenes del opening con esa ya mítica canción (vale, cualquier canción de la infancia es mítica, sea la que sea). Pero ese entusiasmó empezó a decaer a medida que avanzaba la serie. Cierto es que el primer arco argumental gustaba, pero como suele pasar en historias de este tipo, en las que cada vez aparece un enemigo más difícil, más poderoso, bla, bla, bla…, al final la cosa empieza a ser aburrida porque parece que a todo el mundo se le ha acabado la imaginación.

De verdad creo que el anime estaba bien al principio, cuando Fly estaba en su isla. En realidad era una buena introducción al mundo de Dragon Quest, aunque sin saberlo, ya que veíamos el título en el opening, pero no lo relacionábamos con nada. Ahí se nos presentaban algunos de los iconos de la saga como los limos y tantos otros, que si habéis jugado a algún juego de la saga reconoceréis. Era una mundo más pequeño, más particular, quizás también más cerrado, pero eso es lo que hizo grande precisamente la serie de Dr. Slump. Varios episodios después la cosa se desinfló, o eso me parece recordar (hace ya unos cuantos años de esto).

Aparte de esto, algo más fallaba. Estaba claro que la mano de Toriyama estaba presente de algún modo u otro (el humor verde, muy presente, también nos lo recordaba), pero no era exactamente su estilo, se notaba en muchas cosas que el producto no era tan suyo, y eso creo que era algo decepcionante para los que esperábamos ver “otra serie de Toriyama”. Seguramente el marketing sirvió para vender bien la serie de entrada, pero no para mantener ese interés que se había creado, así que para terminar nos planteamos… ¿fue “Las Aventuras de Fly” el primer hype que vivimos en nuestras carnes cuando nadie sabía aún qué coño significaba hype?  (Para mí, Hype era un fabuloso juego de MSX, y no otra cosa.)

PD: Por cierto, ¿alguien puede decirme por qué Fly “la tenía tan pequeña”?

Por ahora cerramos esta 2a Semana Temática del NEXO TLQM, habiendo disfrutado tanto de hacer estos posts como de leer los de los compañeros y también vuestros comentarios. ¡Muchas gracias por todo! ¡Viva el NEXO! ¡Viva el TLQM!l

¡Pero aún os quedan el resto de posts del NEXO!

Hoy les presentamos… hará una reseña del manga “Las Aventuras de Fly”.

Mangaland nos hablará de uno de los manga de Dragon Quest.

Pepinismo hará un repaso de DQM 2.

Publicidad Japón nos mostrará algunos anuncios de Dragon Quest.

El Glob de Glénat dedica la sección de Frikivideos a hablar del lado oscuro de los videojuegos, y también tendremos una reseña de Blue Dragon para XboX360.

Y Roger Ortuño en comerjapones.com nos hará un repaso de los videojuegos relacionados con la cocina.