Dorothée: cuando aquí sólo teníamos fotocopias de Dragon Ball…

Saludos cosmonautas,

hoy vamos a hacer una pequeña incursión en el terreno de la arqueología manga, pero centrándonos en esa ya mítica (y mitificada) época del boom de Dragon Ball. Esos tiempos en los que Son Goku y compañía estaban arrasando por todos lados, y aún así, aquí teníamos que contentarnos con unas miserables (aunque ahora entrañables) fotocopias. Actualmente, con Internet y la facilidad con la que se viaja, parece que esto de conseguir un miserable manga original o un póster raquítico sea de lo más fácil del mundo, pero a principios de los noventa cualquier cosa, más allá de las fotocopias, era un tesoro.

Pero muy cerca teníamos a unos chavales que nos pasaban la mano por la cara, se nos meaban en la boca y nosotros aplaudíamos, los franceses. Ai, los franceses… En realidad, hoy en día siguen teniendo un mercado mucho más maduro, capaz de aceptar que se editen mangas antiguos como “Galaxy Express 999” o “Cyborg 009”, mientras que plantearse editarlos aquí sería casi un suicidio. Pero en esa época, aún era peor. En 1990, en Francia había revistas dedicadas al manga, y Dragon Ball estaba en todas partes… ¡y a color! Nosotros, a calcar fotocopias.

Si uno tenía la suerte de viajar a Francia, podía aprovechar la oportunidad de conseguir algunos tesoros. Lo más fácil de conseguir era una revista infantil llamada “Dorothée Magazine“, que con sus portadas a todo color con imágenes de Dragon Ball, Ranma 1/2 o Los Caballeros del Zodiaco, suponía un choque tremendo para cualquiera salido del abismo que había tras los Pirineos. Estaba en francés, sí, pero había dibujitos de Dragon Ball y otros anime, ¡y sólo lo tenías tú! Era… mi tesoro. Dorothée era el nombre de la presentadora de algún programa infantil de la televisión francesa, donde seguramente se emitían todos los anime que por entonces llegaban a Europa: Dragon Ball, Ranma 1/2, Los Caballeros del Zodiaco, City Hunter (allí se llamaba Nicky Larson), y varias más. La revista, estaba formada principalmente por “fotonovelas” de los episodios de anime. Era de lo más cutre que podías encontrar, pero toda una novedad y un lujo para algunos. Aunque en la primera que compré en 1992 regalaban un manga de verdad de Dragon Ball, en el que aparecía Trunks por primera vez. Aún no sabíamos quien era y lógicamente fui incapaz de enterarme bien de donde había salido y que hacía allí. A estos foto-anime-manga les acompañaban varios artículos, casi siempre alguno sobre Dragon Ball, pero también otras secciones infantiles (animalitos y esas cosas) e incluso fotonovelas de algunas series francesas para adolescentes que se llegaron a ver en Catalunya.

La primera que compré data de 1992, arriba a la izquierda puede verse como anuncian el manga con Trunks. Los Caballeros del Zodiaco debajo, y a la izquierda, para los catalanes, un fotograma de “Tu de què vas?”.

Ranma 1/2 era otra de las estrellas habituales. Como podéis ver, también incluye juegos infantiles y hablan sobre personajes populares entre la juventud francesa. “¿Quién eres Jose?” ¡Un bujarrón noventero!

Aunque la conseguí más tarde, esta forma parte de un recopilatorio de 1990… ¡ojo si iban avanzados nuestros vecinos! Y no lo digo porque aparezcan los New Kids On The Block en portada, ¡impagable!

Aunque tuvieran mucha más información que nosotros, ahí también vendía cualquier cosa con imágenes de Dragon Ball. Aquí un número especial y bastante completa dedicado íntegramente a Dragon Ball Z. La tapa era dura y llevaba tres pósters, e incluía una especie de árbol genealógico con las relaciones de todos los personajes.

Los enemigos de “Sangoku” del más fuerte al más débil. Y atención a la confesión, no he visto ninguna de las pelis en las que sale el tal Broly (aunque había jugado con el personaje en videojuegos). ¿Y quién coño es Janemba?

Lo que decíamos, Dragon Ball estaba de moda, y ellos tenían mucho más merchandising que nosotros. ¡Estos chavales, lo petaban en el cole! ¡Mamá quiero ser tan guai como ellos!

Así eran los “cómics” que llevaban estas revistas de Dorothée, la verdad es que un poco de vergüenza ajena visto ahora. Pero al menos esto estaba en una revistilla cutre infantil, en España, Sailor Moon se editó así tal cual.

Yo me dormía viendo Los Caballeros del Zodiaco, y siempre me parecieron bastante nenazas… aunque sus armaduras eran chulas, ¡y sus figuras!

Otro de los anime/manga que publicaban era “Shurato”. No me suena absolutamente de nada. Pero esto de poner fichas de personajes estaba bien, y seguro que dió mucho material para fotocopias.

Una curiosidad. En algunos números te incluían estos extraños cómics con instrucciones, para que los plegaras y pudieras leerlos correctamente. ¡Menudas chorradas nos tragábamos de niños! ¡Pliégamelo tú, editor cabrón!

¿Queréis ver más? Tenemos más revistas aparte de Dorothée, y sólo haremos una segunda parte si lo pedís en los comentarios. Pero sirva este post de antesala a otro que estamos preparando con las primeras revistas y fanzines que se editaron en el Estado Español a raíz de la explosión del manga a principios de los noventa.